La defensa profundizó en la descalificación de testigos del Megajuicio: “Puede haber alucinaciones, falsos recuerdos”

GE DIGITAL CAMERA

Leonardo Pérez Videla, defensor de expolicías y exmilitares en el IV Megajuicio de delitos de lesa humanidad. Foto: juiciosmendoza.blogspot.com

En su defensa de expolicías y exmilitars acusados de crímenes de lesa humanidad, el abogado Leonardo Pérez Videla volvió a cuestionar este lunes en el Megajuicio a los cientos de testigos que han desfilado frente a los jueces rememorando su paso por centros clandestinos de detención o en busca de sus familiares presos políticos: “La tarea final del tribunal va a determinar la malicia de un testigo, la descarto desde ya pero
pueden haber alucinaciones, pueden haber falsas recordaciones, el testigo es víctima de ilusiones. Si nosotros vamos borrando como Estado las posibilidades de acceder a la justicia esto produce una actividad imaginativa en el testigo”, sostuvo, citando a cada paso profusa bibliografía para apoyar su tesis.

Pérez Videla continuó alegando en defensa de expolicías y ex militares como Julio Lapaz, Rubén Darío González y el propio Paulino Furió, ya condenado a perpetua en juicios de lesa humanidad anteriores, y para quienes pidió la absolución lisa y llana o por el beneficio de la duda basándose, precisamente, en lo que calificó como probables “alucinaciones” de los testigos o, como dijo en otro tramo de la audiencia, relativizando lo que declararon ante el tribunal “por las características y el sufrimiento de la persona que lo expresa, por el tiempo que lleve adentro (N. de la R: a angustia de no obtener justicia), por su ánimo de justicia…”

Pérez Videla intentó desligar a sus defendidos de las responsabilidades que le caben a oficiales del Ejército y a los miembros del D2, el principal Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio de Mendoza, donde los vejámenes eran otidianos, según cientos de testigos.

El defensor reiteró el argumento de que no se puede condenar a “una cabeza policial ni militar por acciones que llevó a cabo una estructura paramilitar”.

Como ya ocurrió en la ronda anterior de audiencias en los alegatos a favor de los acusados por crímenes de lesa humanidad, la defensa reiteró pedidos de nulidad y se centró en descreditar la validez del juicio, de los argumentos de las querellas, de los testigos y del proceso que se lleva a cabo en el IV Megajuicio.