Alberto Fernández: “Tenemos una canciller que es muy mala, que nos ha metido en bodrios increíbles”

alberto

Alberto Fernández, exkirchnerista exiliado al massismo cuando Cristina Fernández fue a la guerra contra Héctor Magnetto, consideró que “tenemos una canciller que es muy mala, definitivamente, que nos ha metido en bodrios increíbles”.

La ministra de Relaciones Exteriores, Susana Malcorra, ha sido una paciente coleccionista de fracasos desde que fue nominada al cargo y mientras hacía campaña para llegar a la jefatura de la ONU, que fue truncado por el desastroso efecto de la estrategia de pegarse a Estados Unidos, que no le sirvió ni para evitar que Gran Bretaña la vete definitivamente para ir al cargo que tenía el surcoreano Ban Ki-moon.

El exjefe de Gabinete hizo declaraciones sobre la política exterior en relación a la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, además de analizar el escenario de la oposición en el país.

“Nada bueno para el mundo implica la victoria de Trump. Con Trump no ganaron los conservadores, si no los reaccionarios”, dijo.

Luego intentó explicar el vínculo de esos comicios con la situación local. “La Argentina está pagando tasas muy altas. Los términos de endeudamiento empeoran para la Argentina”, consideró.

Sobre la postura del presidente Mauricio Macri de manifestar su apoyo a Hillary Clinton dijo: “Hubiera sido más grave que dijera que estaba a favor de Trump, o que se hubiera mantenido al margen”.

Los kirchneristas garrochistas

Consultado sobre la moda de algunos grupos que militaron en el kirchnerismo de saltar al Frente Renovador, de Sergio Massa, Fernández pidió que los conversos den explicaciones de sus actuaciones en el kirchnerismo.

“El problema de alianzas con el Frente Renovador los tienen los que estuvieron hasta hace cinco minutos con Cristina. La división de la oposición favorece sólo a Macri. Hay que corregir las cosas, porque el primer año de gestión es definitivamente muy malo. Para unirnos hay que ser generosos y responsables. No puedo estar con todos como si nada hubiera pasado. Lo menos que se requiere para volver a hablar es una autocrítica, que expliquen por qué hicieron lo que hicieron”.

De lo general a lo particular, el exjefe de Gabinete desembocó en un mensaje para el grupo de Emilio Pérsico y el Fernando Chino Navarro, estrellas de la constelación garrichista: “El Movimiento Evita, que aplaudió hasta hace cinco minutos, se dio cuenta ahora que CFK conduce arbitrariamente”.

El dirigente también le dedicó un renglón al liderazgo que vislumbra el pejotismo tradicional por su ligazón a Macri. “En el peronismo hay un señor que se llama (Juan Manuel) Urtubey (gobernador de Salta) que lo único que hace es avalar lo que hace Macri. ¿Qué tengo que ver yo con eso?”

Sobre la expresidenta dijo que debería explicar por qué firmó el acuerdo con Irán sobre el enjuiciamiento de los sospechosos del atentado a la AMIA, aunque al mismo tiempo remarcó que “Cristina es una dirigente enorme, con la que no estoy de acuerdo en muchas cosas, pero ningún dirigente es comparable a Cristina”.