Alerta en Vaca Muerta

Los superprecios del petróleo están amenazados por el alza de la producción mundial y la guerra comercial

Share

El desarrollo de Loma Campana, la nave insignia de Vaca Muerta, se debió fundamentalmente a la alta cotización que presentaba el petróleo.

Hay dudas en mercados internacionales sobre la continuidad de las altas cotizaciones del petróleo. En la gran remontada de los precios del crudo a nivel mundial se basan en gran parte los renovados planes de las operadoras de Vaca Muerta respecto al petróleo.

Después de un par de años de ir exclusivamente a proyectos sustentados en la producción de gas para aprovechar la política de precios altos en el mercado interno que estableció el gobierno de Mauricio Macri, junto a la cesión de fondos públicos en formato de subsidio para las empresas, las miradas de los inversores se habían vuelto hacia los proyectos sustentados en la producción de crudo.

Desde hace dos años, el precio del petróleo sube sin pausas, pero el crecimiento de la producción mundial y la debilidad de la economía devenida de las guerras comerciales, entre las que se destaca la Estados Unidos con China, son dos de las variables que se conjugan en la explicación de las preocupaciones de los jugadores del sector petrolero a futuro. Las inversiones en Vaca Muerta se iniciaron en 2012 al calor de los superprecios del crudo. Poco después, la cotización se desplomó a una tercera parte de los más de 100 dólares por barril que justificaron las inversiones primeras en la formación neuquina. Y desde hace dos años el precio del barril volvió a tomar envión hasta instalarse en los valores que ahora están amenazados.

Devika Krishna Kumar y David Gaffen escribieron al respecto para la agencia Reuters: Tras superar hace un mes los 75 y 85 dólares por barril, tanto el Brent como el West Texas Intermediate lidian con una inmisericorde ola de ventas. Los precios habían sido apoyados por un tiempo por expectativas de que las sanciones de Estados Unidos contra Irán reducirían el abastecimiento.

Y agregaron que en la última semana los tres mayores productores de crudo del mundo -Rusia, Arabia Saudita y Estados Unidos- informaron que estaban bombeando a niveles récord o cerca de sus máximos. Además, Estados Unidos declaró que permitiría que algunos compradores siguieran importando petróleo iraní, con lo que la amenaza de una restricción en la oferta disminuye.

Esos factores, junto con recientes datos débiles de la economía china y otros mercados emergentes, han hecho que la atención vuelva hacia el temor a un superávit, derribando los futuros del WTI a mínimos desde abril e interrumpiendo el movimiento alcista.

Precios de equilibrio

Según un experto en los mercados del petróleo consultado por los periodistas de Reuters, la producción a escala global tiene margen para una contracción de los precios.

Para el crudo en Estados Unidos, el área clave está entre los 64,45 y 64,80 dólares, rango donde los precios habían encontrado apoyo en el pasado, apuntó Fawad Razaqzada, analista de Forex.com. Si el contrato cayera bajo ese punto, “la senda de menos resistencia sería a la baja”, afirmó.

Para el Brent, Razaqzada ve un rango entre 69,50 y 69,60 dólares. El analista estimó que si el referencial descendiera de ese tramo, podría verse una corrección mucho mayor.

Share

COMENTARIOS