Directora de Protección Ambiental

“Hay que mirar buenos ejemplos de la minería, como Chile, Canadá y Australia, no Brasil”

Share

Miriam Skalany, directora de Protección Ambiental.

“Con el avance tecnológico ya no se necesita una persona en la boca de la mina que controle. Con una cámara que transmita lo que pasa en momento real podemos tener en una sala de control las imágenes de lo que está ocurriendo”, sostuvo la directora de Protección ambiental, Miriam Skalany, en referencia a los riesgos de la megaminería y la ausencia de controles a las multinacionales extractivistas.

Como parte del apoyo oficialista a las reformas a la Ley 7722, Skalany  llamó a atender “los buenos ejemplos” de la minería y no los malos, como el más reciente, el estallido del dique de residuos tóxicos en Brumadinho, Minas Gerais Brasil, a cargo de la minera Vale, que dejó más de 300 muertos. Vale también intentó hacer pie en Mendoza, dejando un tendal de desocupados cuando los valores del potasio bajaron y los empresarios decidieron que ya no era negocio.

La funcionaria fue entrevistada por fm Vos, de San Rafael, en la previa de la audiencia pública por la remediación de los residuos tóxicos de Sierra Pintada, que dejó más de 2 mil tachos de uranio enterrados en trincheras porque no era “económicamente rentable tratarlo”, según resumió.

Skalany fue consultada acerca del viaje de empresarios mendocinos que intentan voltear la Ley 7722, y que viajaron a San Juan para obtener apoyo en bloque contra la norma, que prohíbe el uso de cianuro en la minería en Mendoza.

La funcionaria dijo que, en caso de avanzar las reformas a la ley como pretende el oficialismo y los empresarios, la provincia deberá equiparse para los controles. En ese punto llamó a “mirar los ejemplos buenos, como Chile, Australia y Canadá”.

Sobre el desastre ambiental en Brumadinho a manos de Vale, Skalany aseguró: “El incidente que hubo y el potencial riesgo con los diques de cola es por tecnología que se aplicaba hace 30 años. Hoy es imposible pensar que se apruebe ese tipo de tecnología. Si hacemos minería en Mendoza tenemos que apuntar a la autoridad de aplicación ambiental. Hay que discutir como adultos y no con las camisetas de partidos de fútbol”.

Sin embargo, precisamente en Brumadinho las autoridades de Vale están siendo juzgadas por connivencia y coacción a funcionarios para que los controles y alarmas ambientales se pasaran por alto. Con la catástrofe consumada, ingenieros interrogados por la policía aseguraron que Vale los presionó para aprobar los informes ambientales.

Un ingeniero declaró que la minera Vale lo presionó para avalar la seguridad del dique de Brumadinho

 

Controles con cámaras, como hizo Barrick

Insistió Skalany en que “la policía minera tiene que contar con gente”, y luego dijo que en Mendoza “no tenemos una estructura armada, en el caso de la mineria a gran escala no solo hay que capacitar gente sino también incorporar tecnología. Con el avance tecnológico no se necesita una persona en la boca de la mina, con una cámara que transmita lo que pasa en momento real podemos tener en una sala de control las imágenes de lo que está ocurriendo en momento real”.

Este sistema de cámaras que muestran en vivo lo que ocurre en la mina también fue aplicado por Barrick en Veladero. No obstante, como es previsible, las cámaras no evitaron nuevos derrames de cianuro, que continuaron, con la diferencia de ser transmitidos en vivo a una sala de operadores.

Las cámaras de la Barrick fueron colocadas en 2016, los derrames siguieron hasta la actualidad. Los dos últimos conocidos, en febrero y septiembre de 2018. Según los estudios realizados por la Universidad Nacional de Cuyo aparecieron niveles altos de metales pesados en las muestras tomadas tras esos episodios.

Sierra Pintada: “No es una reactivación”

Skalany se refirió también en la entrevista a la audiencia pública de este martes en San Rafael sobre la remediación de los residuos tóxicos de Sierra Pintada, que fue ordenada por la justicia a raíz de un recurso judicial de Oikos.

La funcionaria aseguró que no hay intención de reactivar la mina y que sólo se trata del destino de los más de 2 mil tachos de uranio que están enterrados hace 20 años en trincheras en San Rafael.

“La remediación está dividida en cinco fases. La fase 1 que incluye residuos sólidos y agua de cantera. Los residuos sólidos. Está enterrado hace más de 20 años en la trincheras donde están las colas de mineral; se les va a extraer el uranio que contiene a través del lavado del mineral que se disuelve, el mineral contenido en estos residuos se pasa por una serie de resinas de intercambio, se seca y queda el residuo sólido que lo contenía limpio. El uranio se seca y se manda a donde la CNEA disponga, pero sale de Mendoza”, señaló Skalany.

 

Más información

Share