Alarma por el bajo caudal

Mediciones de Irrigación revelan que la falta de agua en los ríos es más grave de la esperada

Share

El Carrizal días atrás, una postal de la baja del río Tunuyán.

Los pronósticos que trazó Irrigación en octubre para el caudal de los ríos en esta temporada se quedaron cortos: no traen ni la mitad de su caudal medio diario de su promedio histórico, según los boletines hidronovimeteorológicos difundidos este enero.

El agua para la temporada 2019/2020 “para los ríos con áreas bajo riego, se espera que sea del 54% de un año medio”, avizoró Irrigación en octubre de 2018. Sin embargo, en los boletines el caudal diario es mucho menor a su promedio histórico.

A saber: el río Mendoza fluye con 50% de su caudal promedio histórico, el Tunuyán en Valle de Uco con 37% promedio y en el Carrizal 51%.

Submarino a la vista

En los ríos del sur la situación es más grave: el Río Diamante lleva 35% de su caudal, el Atuel el 44% el Malargüe el 25% y el río Grande sólo 21%.

La baja del caudal del Atuel es evidente en la cota del sistema de los Nihuiles. El dique homónimo está a 27% de su capacidad, mientras que Valle Grande bajó a 21%, según un alerta de Irrigación a los regantes.

Por esta situación, la famosa formación rocosa llamada “el submarino”, quedó casi al descubierto en el lago sanrrafaelino.

Aunque la temporada no está finalizada, las mediciones realizadas en lo que va del año (se adjunta al final de la nota el boletín correspondiente al 13 de enero)  muestran que el pronóstico elaborado en octubre (imagen a continuación) se quedó corto respecto a la sequía en Mendoza.

Fracking con agua de los ríos

El Gobierno de Cornejo autorizó, en octubre de 2019, el avance de YPF en la exploración de otros tres pozos para realizar fracking en el área Chihuido de la Salina Sur, Malargüe, con uso del agua del río Grande, según lo publicado en la resolución 470 publicada en el Boletín Oficial de Mendoza.

Irrigación ha dado el visto bueno en ese y otros proyectos extractivistas, como los que proyectaron empresarios petroleros en la zona de Llancanello y la Payunia, que “desapareció del léxico oficial y mutó en la parte mendocina de la explotación no convencional de Vaca Muerta”, señala un lapidario informe sobre la avanzada pro extractivista en Mendoza con la venia oficial.

El gobierno allana el camino para que YPF haga fracking en Malargüe con agua del río Grande

Sobre ese cauce, además, se proyecta la represa Portezuelo del Viento, resistida por cuatro provincias río abajo por el impacto que tendrá sobre la cuenca del Colorado, que nutre a Neuquén, Río Negro, La Pampa y Buenos Aires.

El agua del río Tunuyán y el Mendoza se usarían para fracking en el caso de avanzar con Chañares Herrados.

Cornejo ya llamó a licitación durante su gobierno para explotar Chañares Herrados, que bajo el gobierno de Paco Pérez  fue otorgada a Chañares Energía S.A.”, una sociedad entre la petrolera de capitales nacionales Medanito y El Trébol S.A. (de Daniel Vila y José Luis Manzano). El radical le dio de baja a esa concesión y habilitó otra.

Cornejo llamó a licitación para explotar con fracking un área petrolera de Tupungato

Boletín hidronivometeorológico del 13 de enero del Departamento General de Irrigación:

Share