El PD bajó al exintendente Antonio Gallego Ponce de la interna por la Intendencia de Santa Rosa

Share

Ponce, Balter, Jofré y Llano durante el renunciamiento del ex intendente santarrosino a competir por el cargo. Foto: Prensa PD
Ponce, Balter, Jofré y Llano durante el renunciamiento del ex intendente santarrosino a competir por el cargo. Foto: Prensa PD

El Partido Demócrata bajó al ex intendente Antonio Ponce de la precandidatura a la Intendencia de Santa Rosa, que será puesta en consideración porque el intendente electo tres veces consecutivas, Sergio Salgado, renunció al ser detenido con prisión preventiva en el marco de una serie de causas originadas en denuncias de sus rivales políticos y empujadas por el gobernador Alfredo Cornejo en los tribunales provinciales.

Ponce fue intendente entre 1999 y 2007, cuando Salgado lo desbancó con un triunfo contundente en las urnas. Fue un ariete determinante en la estrategia de la alianza de los radicales, el Pro y el PD para desestabilizar a Salgado antes de las elecciones del año pasado y luego clave en la avanzada para sacarlo del cargo que volvió a ganar en las urnas.

El ex intendente anunció que bajaba su precandidatura en el nombre de una nueva especulación política: Ponce tiene mandato en el Concejo Deliberante hasta 2019. “Necesitamos la banca”, dijo al entregar su cabeza al presidente provincial del partido, Carlos Balter, quien jugó más fuerte por el competidor interno de Ponce, Daniel Jofré, un empleado municipal.

Cuando Ponce ganó la intendencia por primera vez, en 1999, también se enfrentó a Balter, quien era el capitoste del PD en ese momento y apoyaba al intendente Jorge Abraham, quien perdió la interna contra interna.

Los gansos santarrosinos irán a las primarias contra las candidatas de la UCR: Norma Trigo y Débora Quiroga, ambas concejales y cabecillas de la movida para sacar a Salgado del gobierno a como diera lugar.

Trigo es la intendenta provisoria, gracias una operación que llevó adelante el gobierno provincial con Laura Montero como operadora en el terreno para quedarse con el poder dejado vacante. Asumió el cargo de forma provisorio con la promesa de no presentarse como candidata en las elecciones, pero se arrepintió una vez en el poder y con el apoyo de la vicegobernadora para violar su promesa.

“Hoy nuestro partido no puede dejar la banca que estoy ocupando en el Concejo Deliberante. Ha costado mucho, hemos llegado a hacer detener a un intendente. No fue poco, había que trabajar mucho y demostrar que lo que venía diciendo era verdad. Tuve que soportar denuncias, carta documento, amenazas, agresiones. Pero estaba por el camino de la verdad”, declaró Ponce al renunciar a su postulación.

Share