Bolivia entró por un tubo al Mercosur y celebró que el bloque no tenga libre comercio con Estados Unidos

Share

 

Evo Morales se sumó a la foto oficial del Mercosur, Correa posó también, aunque por cuestiones arancelarias aún no define su incorporación al bloque regional.

La Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur y países asociados concluyó en Brasilia, con la firma del Tratado de Adhesión para la incorporación del Estado Plurinacional de Bolivia como un miembro pleno del bloque.

El presidente Evo Morales suscribió el documento durante la XLIV Cumbre del Mercosur, cuyos participantes festejaron la decisión que, según el comunicado conjunto de los Estados partes del Mercosur, “contribuye a la consolidación del proceso de integración de Sudamérica”.

“Nos hemos convencido de que no es tan importante depender de los mercados de Europa, china o norteamericano; es importante ampliar el mercado regional, es la mejor garantía para evitar cualquier crisis económica financiera que pueda venir de otros continentes. Por eso saludamos nuestra adhesión al Mercosur”.

Bolivia también es miembro de la Comunidad Andina de Naciones (CAN). El Gobierno aclaró que formar parte del bloque del sur no implicará dejar el andino, aunque Morales señaló el 22 de noviembre ventajas comparativas entre uno y otra región, entre ellas que, a diferencia de países andinos como Colombia y Perú los integrantes del Mercosur no tienen Tratados de Libre Comercio (TCL) con Estados Unidos.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, saludó “con gran entusiasmo la decisión de Bolivia de dar inicio a un diálogo estructurado para ingresar” al Mercosur, y dijo que “la entrada de Bolivia vuelve al Mercosur mucho más fuerte y quiero dar la bienvenida al presidente Evo Morales”.

Rousseff, quien finalizó aquí su mandato como presidenta pro témpore del Mercosur, también recordó que “prosiguen las discusiones con Ecuador para su eventual ingreso” al bloque, país que inició el proceso negociaciones formales para que se incorpore definitivamente pero que aún no firmó el protocolo de adhesión.

El protocolo de adhesión establece los compromisos asumidos por los países interesados en formar parte del bloque, creado en 1991, por el Tratado de Asunción firmado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, y que en julio pasado incluyó a Venezuela como quinto socio.

El ingreso de Bolivia fue respaldado por los cuatro miembros del Mercosur, ya que Paraguay no puede concurrir a las reuniones del grupo regional, dado que está suspendido desde que se concretó el golpe institucional contra el ex mandatario Fernando Lugo, destituido en un polémico juicio político.

Además de Cristina y Mujica, asistieron a la reunión cumbre del Mercosur los presidentes de Bolivia, Evo Morales, de Ecuador Rafael Correa, y el ministro de Energía de Venezuela, Rafael Rodríguez.

Deben dar el OK los Congresos

Según consta en el artículo 12 del Tratado de Adhesión rubricado entre los presidentes este mediodía en el Palacio de Itamaraty, en el marco de la Cumbre, se crea un grupo de trabajo integrado por todas las partes que debe cumplir en 180 días desde hoy los trabajos para la adecuación normativa de Bolivia al bloque.

Además, los Congresos de Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela (Paraguay permanece suspendido hasta la elección de un nuevo presidente por alterar el orden democrático) deberán ratificar en forma unánime el tratado para que la incorporación de Bolivia sea efectiva.

Bolivia así adhiere a los Tratados de Asunción, Ouro Preto y Olivos, que son el cuerpo jurídico principal de la unión aduanera.

El país andino comenzará ahora un proceso similar al que comenzó a transitar Venezuela y deberá adecuar sus aranceles externos y normativa comercial a la del Mercosur.

En septiembre de 2006, el presidente Morales había expresado por primera vez su disposición de iniciar los trabajos para la incorporación de ese país como estado parte del Mercosur.

“Los presidentes del Mercosur tomaron nota, además, de la preocupación manifestada por Bolivia de que su condición de estar privada de acceso al litoral marítimo no constituya una carga adicional a los costos de participación boliviana en un espacio económico ampliado”, agrega la declaración.

Durante su discurso en el plenario, la presidente Dilma Rousseff afirmó recibir “con gran entusiasmo la decisión de Bolivia de dar inicio a un diálogo estructurado para ingresar” al Mercosur.

“La entrada de Bolivia vuelve al Mercosur mucho más fuerte. Quiero dar la bienvenida al presidente Evo Morales”, remarcó, a lo que siguió un aplauso de los otros mandatarios presentes.

Ahora van por Ecuador

En tanto el presidente de Ecuador, Rafael Correa, manifestó su interés en continuar con las conversaciones para una eventual adhesión como estado parte, aunque señaló que todavía tiene que esperar “estudios que analizan las cuestiones arancelarias”.

“Estamos muy interesados en entrar al Mercosur, pero para un país sin moneda nacional lo único que le queda para corregir problemas de balanza de pagos es la política comercial, y eso es lo que se limita cuando se entran en estos acuerdos. Ecuador debería bajar 4 mil aranceles y subir 2 mil, por lo que tenemos que estudiarlo”, señaló Correa en diálogo con los medios al salir de Itamaraty.

Por su parte, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner dijo que los mandatarios dialogaron sobre las conversaciones por un eventual acuerdo comercial con la Unión Europea y realizaron una puesta en común.

“Acordamos fundamentalmente el marco de lo que va a ser el diálogo entre la UE y el Mercosur, en el que tendrán que decirnos qué es lo que quieren y qué propuestas tienen, siempre piden cosas y nos acusan de proteccionistas”, señaló al salir de Itamaraty en diálogo con los medios presentes.

En el comunicado conjunto emitido por los presidentes se destaca además “el firme deseo de que el proceso electoral en curso en Paraguay conduzca a la plena normalización de su vida institucional”, y recordó que “la democracia constituye un requisito imprescindible para el proceso de integración”.

La Presidenta consideró que el contacto con la UE debe realizarle “sin ningún prejuicio político ni ideológico, sino contemplando los intereses de nuestros países y sociedades”.

El encuentro comenzó cerca de las 11 con un desayuno entre Cristina, Rousseff, Mujica y el representante del gobierno venezolano, el ministro de Energía Rafael Ramírez.

Luego comenzó el plenario de presidente (en el que al concluir se firmó el tratado con Bolivia) y prosiguió el tradicional almuerzo ofrecido a las delegaciones.

Fuentes: Télam/La Razón.com

Share