“El espíritu y la chispa de Mandela desaparecen poco a poco”, lamentó la esposa del ex presidente sudafricano

Share

Mandela tiene 94 años y está internado desde el sábado por una infección pulmonar. Los médicos aseguraron que responde bien al tratamiento y que su vida no corre peligro. No obstante su compañera admitió que “da pena verlo envejecer”.

Nelson Mandela recibe en estos días un tratamiento por una infección pulmonar. Foto: The Nelson Mandela Digital Archives.

JOHANNESBURGO.- El ex presidente sudafricano Nelson Mandela, hospitalizado desde hace cuatro días, pierde poco a poco su legendaria chispa, lamentó su esposa Graça Machel en una entrevista difundida en un canal de ese país.

Graça Machel, calma y sonriente, no da informaciones sobre Mandela, de 94 años, pero dice que da pena verlo envejecer. “Quiero decir que ese espíritu y esa chispa desaparecen poco a poco”, dijo Machel al canal de información eNCA. “Verlo envejecer es una cosa que da pena. Pero usted comprende y usted sabe que eso debe suceder”, dijo Machel al periodista que la entrevistaba.

Mientras tanto, en medio de los rumores y la gran expectativa por su salud, la presidencia de Sudáfrica difundió un parte médico en el que confirma que el ex mandatario “padece una infección pulmonar y reacciona bien al tratamiento”. “Los médicos terminaron las pruebas y éstas revelaron la reaparición de una antigua infección pulmonar, por la que Madiba (nombre del clan de Mandela con el que se le conoce popularmente) recibe un tratamiento apropiado al que reacciona bien”, dice la nota.

En un sucinto documento, firmado por el portavoz presidencial, Mac Maharaj, se explica que el máximo mandatario de Sudáfrica, Jacob Zuma, “agradece a la gente su apoyo continuo a Mandela y a su familia en estos momentos”. El domingo Zuma visitó a Mandela en el hospital, a quien encontró “tranquilo y bien atendido”.

Nelson Mandela, líder histórico y premio Nobel de la Paz, fue internado el sábado en un hospital militar de un suburbio de Pretoria para ser sometido a exámenes médicos. Las autoridades dijeron en varias ocasiones en los últimos días que su vida no estaba en peligro, pero no aclararon en qué consistían esos exámenes.

Esta es la tercera vez que Mandela es hospitalizado en los últimos dos años, aunque se encuentra bajo permanente vigilancia médica en su residencia de Qunu, donde pasó su infancia y reside actualmente de manera habitual, salvo cuando viaja a Johannesburgo para someterse a revisiones médicas.

El país sigue con atención la información sobre Mandela y en algunas zonas de la capital, como el Soweto, fue organizada una plegaria colectiva.

Mandela, primer presidente negro de Sudáfrica, luchó durante 67 años contra el régimen de segregación racial del apartheid, impuesto por la minoría blanca sudafricana hasta su elección como gobernante en 1994.

Fuente: AFP/Reuters

Share