Blindaje antik para Vaca Muerta

Morales Solá reveló operaciones “empresariales y políticas” para que el kirchnerismo no gane en Neuquén

Share

Ramón Rioseco es el candidato del kirchnerismo a la gobernación de Neuquén.

Una serie de operaciones políticas y empresarias se desarrollan en las sombras de la campaña electoral por la gobernación de Neuquén con el fin de evitar que se imponga el kirchnerismo el 10 de marzo.

Las maniobras fueron reveladas por el columnista del diario La Nación Joaquín Morales Solá, confeso operador antikirchnerista.

Se trata de una operación blindaje de Vaca Muerta contra el kirchnerismo, según expuso Morales en su columna del domingo en La Nación.

El columnista reveló “gestiones políticas y empresariales para convencer” al exgobernador Jorge Sobisch de bajar su candidatura.

Como base para justificar las operaciones “políticas y empresariales”, Morales planteó el siguiente escenario: “Un candidato kirchnerista, Ramón Rioseco, está primero en las encuestas con el 24% de intención de votos. Lo siguen, empatados con el 22, el actual gobernador, el sapagista Omar Gutiérrez, y Horacio “Pechi” Quiroga, intendente de la ciudad de Neuquén, por Cambiemos. Un cuarto candidato, el exgobernador Jorge Sobisch, que abandonó el sapagismo, tiene entre 7 y 9 puntos de intención de votos”.

El fin de las “gestiones políticas y empresariales” reveladas por Morales es evitar que Rioseco gane las elecciones, para lo cual debería darse vuelta el electorado sondeado en las encuestas que el propio columnista usó de referencia en su columna dominical.

El argumento que expone Morales para justificar la avanzada “política y empresaria” contra Sobisch “es que (con la performance que anticipan las encuestas) no llegará a nada y puede complicar todo”.

La movida para bajar a Sobisch está destinada a potenciar las posibilidades electorales del gobernador Omar Gutiérrez, candidato del MPN dominado por el ex mandatario Jorge Sapag, quien, además, representa los intereses de las petroleras radicadas en Vaca Muerta como nadie.

Sobisch gobernó Neuquén en tres periodos, siendo entonces líder del MPN. El último, con Sapag como vice, finalizó en 2007. Se fue con el asesinato del docente Carlos Fuentealba en sus espaldas. Nunca se pudo despegar de la responsabilidad política del homicidio ejecutado por un policía durante una protesta, más allá de la decisión judicial de exculparlo.

Ahora se presentó a las elecciones como candidato a gobernador de la Democracia Cristiana, que le prestó el sello. Se supone que los puntos que junte en las urnas se los saca principalmente a Gutiérrez y en segundo orden al macrista Quiroga.

“Si el kirchnerismo terminara gobernando Vaca Muerta, donde están las inversiones más importantes de los últimos tres años, sería para Macri el peor comienzo posible del año en que se decidirá si se queda o se va”, acuñó Morales para no dejar dudas de que el presidente está detrás de las “gestiones políticas y empresariales” destinadas a potenciar las chances de Gutiérrez y en segundo lugar las de Quiroga.

Elecciones adelantadas

El 10 de marzo se elegirá al gobernador que asumirá en diciembre en Neuquén. La gran anticipación temporal de las elecciones se debe a la conveniencia del gobernador Omar Gutiérrez, quien tomó la decisión amparado por el derecho que le da la Constitución de la Provincia.

Se conjugaron una serie de factores para el tremendo adelantamiento. Primero, Gutiérrez decidió resolver rápidamente la confrontación interna en el MPN que le planteaba su vice, Rolando Figueroa. Fue a elecciones internas y le ganó 60 a 40 por ciento.

Luego, decidió que lo más conveniente para enfrentar al candidato del macrismo puro, el intendente de la capital provincial, Horacio Quiroga, era adelantarse lo suficiente en el tiempo a una potencial mejora de la economía nacional que pudiese lograr Macri.

Efecto colateral del adelantamiento

El adelantamiento de las elecciones tuvo un efecto no deseado por el MPN: se unió el kirchnerismo con el peronismo en una sola lista.

El Frente Neuquino, de Ramón Rioseco, y el peronismo kirchnerista expresado por el diputado nacional Darío Martínez pusieron a sus referentes en la fórmula para la Gobernación.

Fue clave el rol que jugó la ex presidenta Cristina Fernández, ya que su pedido de unidad a los sectores que aparecían como irreconciliables determinó la conjunción en una sola boleta. Esto, a pesar de la movida de Sapag, viejo aliado del kirchnerismo siendo gobernador, para evitar la unidad del frente opositor al MPN.

Con la campaña corriendo, las encuestas marcaron un avance en la polarización entre el kirchnerismo y el MPN, que nunca perdió una elección ejecutiva desde que fue creado, hace más de 60 años.

Share