Argentina se defiende de los fondos buitres ante la Corte de Estados Unidos

Share

Share
Argentina intenta revertir los fallos en contra del polémico juez Griesa, de Nueva York.
Argentina intenta revertir los fallos en contra del polémico juez Griesa, de Nueva York.

 

Representantes del gobierno argentino exponen este lunes ante la Corte Suprema de Estados Unidos sus argumentos para convencer al tribunal que revise los fallos de instancias inferiores que condenaron al país a abonar 1.300 millones de dólares en un pago y en efectivo a fondos buitre.

El litigio con los acreedores que no aceptaron los canjes de 2005 y 2010 y mantienen disputas en los tribunales estadounidenses consta de varias demandas que corren en forma independiente, y a medida que se cumplen los plazos legales terminan en la Corte Suprema de los Estados Unidos.

En este caso específico -denominado “Discovery”- la Corte Suprema abordará el fallo del juez Thomas Griesa que ordenó a los bancos informar sobre los activos que Argentina tiene en el exterior, para que los acreedores puedan embargar y cobrar así sus deudas.

De la audiencia convocada por el máximo tribunal para las 10 hora local (las 11 en Argentina) participa el procurador general adjunto estadounidense, Edwin Kneedler, quien hará una presentación para apoyar la posición argentina (amicus curiae).

Argentina está por primera vez delante de los ocho magistrados de la Corte americana y procura exponer todos los argumentos de defensa disponibles para que el tribunal entienda la complejidad del caso y acepte revisar esta causa, pero también la “cuestión de fondo”.

Debuta en la defensa argentina del ex procurador de George Bush, Paul Clement, quien aceptó integrar el cuerpo de abogados que patrocinan al país tras la serie de fallos adversos.

Durante la visita que realizó a Washington para participar de la reunión del FMI el ministro Axel Kicillof se reunió con el estudio Cleary Gotlieb Steen & Hamilton para trazar la estrategia que se cerrará en los próximas horas.

La posición argentina es ampararse en el principio de “inmunidad soberana” que rige en la comunidad financiera internacional y por el que el país está habilitado a realizar reestructuraciones de deuda bajo las condiciones que imponga.

Justifica esta posición en que cerca del 93 por ciento de los acreedores en default luego del 2001 aceptaron propuestas de canje y en la reapertura de estas operaciones que se realizaron en 2013, que le permiten a los bonistas acceder a las mismas condiciones que obtuvieron quienes las convalidaron en 2005 y 2010.

La Argentina hace hincapié en que un triunfo de los fondos buitres haría imposible nuevas reestructuraciones de deudas soberanas ante la imposibilidad de garantizar su éxito.

En tanto, en el marco de esta causa en la que el juez Griesa libró además una orden para determinar la existencia de activos argentinos en bancos norteamericanos, el gobierno de Estados Unidos decidió intervenir a favor de la Argentina.

El procurador general adjunto de EEUU, Edwin Kneedler, representa a la administración de Barack Obama en la audiencia convocada por el máximo tribunal para analizar el caso que enfrenta a Argentina y los fondos buitre, conocido como “Discovery Mundial”.

En la audiencia, el país estará representado en el caso, oficialmente denominado como “Argentina versus NML Capital”, por Jonathan Blackman, el letrado del estudio de abogados Cleary & Gottlieb que lleva adelante el caso ante los tribunales norteamericanos.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ya presentó dos ‘amicus curiae’ en este caso a favor de la postura argentina, el primero en diciembre de 2013, y el segundo en marzo de este año, planteando que informar sobre los activos de Argentina en el exterior viola el Acta de inmunidad de los soberanos extranjeros, y que podría complicar futuras reestructuraciones de deuda.

Fuente: Minuto Uno

 

Share