Crisis crónica

La pobreza de Mendoza creció el último año de Cornejo casi el doble que en pandemia

Share

Cornejo le dejó el gobierno a Suarez con la pobreza en crecimiento. En dos años, creció 43,3% en el Gran Mendoza.

El 44 por ciento de los habitantes del Gran Mendoza son pobres, según la Encuesta Permanente de Hogares (EPM), del INDEC. La pandemia fue letal para la base de clase media en todo el mundo, pero en Mendoza la pandemia tuvo menos capacidad para la construcción de pobreza que los gobiernos de Mauricia Macri y Alfredo Cornejo en el último de sus cuatro años de mandato.

En el último año de Cornejo en la Gobernación de Mendoza la pobreza creció en el conurbano ampliado de la provincia un 25,7 por ciento, mientras que el año pasado, con la pandemia como factor decisivo de una recesión mundial histórica, la pobreza se incrementé en torno al 14 por ciento.

Fuente: INDEC

Las variaciones surgen de la comparación de los índices de pobreza del segundo semestre de 2018 con el de 2019 y el de este con el de 2020 del informe sobre la incidencia de la pobreza y la indigencia que desarrolla el INDEC.

La EPH mide el Gran Mendoza, adonde vivía  el semestre pasado 1.027.393 de personas, según el trabajo de la segunda mitad del año pasado. Es la mitad, más o menos, de la población de la provincia.

Descargar el informe del INDEC

La pobreza alcanzó al 44 por ciento, unos 451.644 habitantes.  De ellos, 60.799 son indigentes. La pobreza implica no llegar con los ingresos a los bienes y servicios mínimos para vivir, mientras que la indigencia expresa la imposibilidad de comprar la comida necesaria para no enfermarse.

El índice de pobreza creció del 30,7 por ciento al 38,6 por ciento desde el segundo semestre de 2018 hasta el mismo lapso de 2019, el último año de los cuatro que gobernó Cornejo en Mendoza con Macri en la Nación. La variación fue del 25,7 por ciento.

En el segundo semestre del 2020 la pobreza saltó al 44 por ciento, con una variación al alza del 14 por ciento. Este último comportamiento se dio con el gobierno provincial en manos de Rodolfo Suarez, delfín de Cornejo, y el nacional en las de Alberto Fernández.

Suarez asumió la provincia en diciembre de 2020. Entonces, todos los indicadores de Mendoza estaban peor que cuatro años antes, cuando asumió las riendas Cornejo. Para colmo, a poco más de tres meses de asumir, Suarez debió enfrentar las consecuencias de la pandemia sin poder revelar la razón principal de sus males: la herencia recibida.

Suárez asume una provincia con más pobres, más indigentes y menos empleo privado en blanco

Share