Abuelas es querellante

Con el alegato de la Fiscalía retoman el juicio por la apropiación de la nieta recuperada 117

Share

Claudia Domínguez junto a una de sus abuelas, María, de Madres de Plaza de Mayo Mendoza. Foto: Coco Yáéz

Con los alegatos de la Fiscalía se retomará este martes 5 el octavo juicio por delitos de lesa humanidad en Mendoza, en el que se busca dilucidar quiénes son los responsables de la supresión de identidad de Claudia Domínguez Castro, la nieta 117 recuperada por Abuelas dePlaza de Mayo en 2015. La organización presidida por Estela de Carlotto es querellante en esta causa.

Los imputados en esta causa son tres: el militar Segundo Héctor Carabajal, y el matrimonio que, indebidamente, la registró como hija biológica, compuesto por Julio Bozzo y Antonia Reitano.

Carabajal fue miembro del Destacamento de Inteligencia 144 del Ejército, dependencia estratégica en el plan desarrollado por el Terrorismo de Estado. El imputado sería el mayor responsable de los delitos que incluyen la retención y ocultamiento de una menor, falsificación de la identidad y otros. En tanto, el matrimonio está imputado como coautor de los delitos que rodearon a la apropiación de esa beba en 1978: retención y ocultamiento de una menor de diez años, alteración de su estado civil y falsedad ideológica de los documentos públicos destinados a acreditar su identidad.

No obstante, por esta causa también fueron juzgados en Mendoza los funcionarios judiciales que tuvieron responsabilidad tanto en la supresión de la identidad de Claudia como en el cajonear los hábeas corpus que su familia interpuso de manera reiterada.

La joven es hija del matrimonio integrado por Walter Domínguez y Gladys Castro, víctimas de un procedimiento encuadrado en el operativo “Escoba”, cuyo propósito era acabar con el Partido Comunista Marxista Leninista (PCML). El resultado fue el secuestro y desaparición de nueve personas entre las que se encontraban Gladys Castro, embarazada de seis meses, y su esposo Walter, aprendidos en la madrugada del 9 de diciembre de 1977.

Los testimonios ofrecidos en el 3er. juicio por delitos de lesa humanidad celebrado en Mendoza, establecieron que la pareja fue arrebatada de su vivienda, con uso de la violencia y transportada por la fuerza en dos automóviles, con destino desconocido.

Posteriormente, sus familiares realizaron varias denuncias por estos secuestros, inclusive el reclamo por la suerte de la criatura en gestación que debía nacer en marzo de 1978, pero no obtuvieron ningún resultado.

Noticia relacionada: el matrimonio que crió a Claudia Domínguez cargó la responsabilidad en su padrino y entregador

Claudia, por su parte,ya prestó declaración en el juicio, en elcual rememoró las instancias previas a enterarse sobre su verdadera identidad. En cada una de ellas aparecía como un ser oscuro y misterioso Carabajal. Nadie sabía explicarle con precisión cómo fue que ella llegó a su casa y de dónde provenía. Siempre tuvo dudas pero fueron sus compañeros de facultad y su prima Silvana y su tía Norma quienes la impulsaron a hacerse el ADN. “Nadie nos dijo nada pero quien te trajo era él. Tendrías que hacerte el ADN”, le dijeron estas dos últimas, según cita la página que lleva al día las audiencias de lesa humanidad en Mendoza. 

La Nieta 117 ha dicho con anterioridad que el hecho de saber desde niña que quienes la criaron no eran sus padres biológicos ayudó en la aceptación de saber quiénes eran en verdad.

Más información

Share