Investigación en curso

El exembajador de Macri en Bolivia admitió que “pudo existir un circuito paralelo” de envío de armas durante el golpe a Evo Morales

Share
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Normando Álvarez García afirmó este martes que, bajo su conducción, la delegación diplomática “no estuvo involucrada en algo raro”, pero admitió que pudo “existir un circuito paralelo en un momento de anarquía e irregularidades”, en referencia a la crisis institucional atravesada en Bolivia a fines de 2019, a raíz del golpe de Estado contra la gestión de Evo Morales.

Se trata del mismo funcionario que la familia de Sebastián Moro –el periodista mendocino atacado en plena ejecución del Golpe de Estado en Boliviadenunció por negar el uso de un avión sanitario para trasladar a Moro con vida hacia Argentina. 

“La embajada argentina no participó en nada en contra del gobierno de Evo (Morales). Como Embajada no estuvimos involucrados en algo raro, claro que siempre puede existir un circuito paralelo. Era un momento de anarquía e irregularidades”, señaló el actual funcionario jujeño en declaraciones a Radio Con Vos.

Así se respondió Álvarez García al ser consultado sobre envío de material represivo por parte del gobierno de Mauricio Macri a Bolivia en noviembre de 2019, cuando se consolidaba el golpe de Estado que derrocó a Evo Morales como presidente del Estado Plurinacional, según denunció días pasados el gobierno de Bolivia.

Además, en otro tramo de la entrevista, el periodista Ernesto Tenembaum le preguntó a Álvarez García si pudo haber habido “un acuerdo” para “intercambiar el aterrizaje del avión a cambio de proyectiles”, información que atribuyó a varias “fuentes”, a lo que el actual ministro jujeño respondió: “Puede ser, puede ser, porque además en ese avión de regreso volvieron todos los familiares de los diplomáticos y de los agregados (de la embajada)”.

De ese modo reconoció que el avión Hércules C-130 que arribó a Bolivia, en el cual llegaron los pertrechos y materiales para la represión, es el mismo en el cual “volvieron todos los familiares de los diplomáticos”.

La detección de documentación relativa a esos envíos, determinó que los gobiernos de Bolivia y Argentina presentaran sendas denuncias para que se investiguen esos envíos de pertrechos que pudieron utilizarse para reprimir manifestaciones contra el gobierno de facto de Jeanine Áñez.

“Había pedido un mes antes, frente a la conmoción que se recibía, seguridad, porque no la había ni en la Embajada ni en la residencia. Dos días después de la renuncia de Evo, llegó un comando de Gendarmería Nacional con armamento y chalecos antibalas”, indicó el exdiplomático.

En ese marco, agregó: “Se aduce que parte del armamento fue entregado a la Policía boliviana o al Gobierno, o a la Fuerza Aérea, qué sé yo. Ésa es la discusión. Es imposible que yo sepa”, apuntó el exdiplomático sobre si todo el armamento se destinó para mantener la seguridad.

Álvarez García añadió que “llegó el armamento, bajaron y lo llevaron a la embajada y a la residencia” y señaló que “el destino del armamento estuvo en la Embajada”.

“Ahora, qué cantidad de cajas, todas esas cosas yo no sabría decir. Estaban las cajas ahí, las cargaron. No sé distinguir una pistola de un revólver”, afirmó Álvarez García en las declaraciones formuladas este martes.

En otro tramo de la entrevista, Álvarez García dijo no saber “qué son 70 mil municiones”, porque eso “lo sabe la gente de armas” y añadió que no tiene datos sobre “el tema militar”.

Por otra parte, “de acuerdo al informe de Gendarmería, todos esos cartuchos fueron utilizados” dijo.

Según Álvarez García, “el 13 llegó el armamento y la nota de agradecimiento es del día 13, pero no había nadie, habían renunciado, es muy raro”, observó en relación a las autoridades bolivianas que habían sido depuestas.

“También dicen que se encontró la nota escondida, cuando en la Embajada no hay secretos, todo se manda todo se informa, pero independientemente de eso, es verdad que el gobierno de Añez fue represivo y dictatorial”, apuntó.

Share