Ajuste en la DGE

El Gobierno cerró el jardín de la escuela San Miguel, en Lavalle: dice que van pocos chicos

Share

Una de las maestras de la escuela San Miguel de Los Sauces, en Lavale. Foto: Captura de pantalla Canal 7.

La Dirección General de Escuelas cerró el jardín de 4 y 5 de la escuela San Miguel de Los Sauces, de Lavalle, dejando a los niños y niñas de esa sala sin su docente. Fueron incorporados a un grado múltiple con estudiantes de 1er a 3er grado, según la DGE, con la idea de “trabajar la multiedad” en pos de la “diversidad”.

Adriana Rubio, directora de Educación Inicial de la DGE, ratificó que no hay marcha atrás con la medida, que fue tomada, dijo en Canal 7, después de “hacer un seguimiento. Había sólo dos niños, aunque hoy la escuela dice que hay tres o cinco. Tenemos que estar abiertos a trabajar en la diversidad, hoy no existe el mandato fundacional de grupos homogéneos, cualquier sala debe estar preparada para la multiedad”. La funcionaria negó que el cierre sea parte del ajuste encarado en el Estado por la administración Cornejo.

Ramón tello, referente de la comunidad huarpe, indicó a radio Tierra Campesina que “nadie avisó de los cambios, quizás cuando han hecho el seguimiento ha ido alguien a la escuela y en ese momento ha habido dos nenes. Sabemos que hay grandes distancias que recorrer en Lavalle y a veces les cuesta a los padres llegar”.

“Nos enteramos por una docente que había cerrado el jardín -señaló Tello-. Hicieron un acta, pusieron su sellito y dejaron a cinco menores sin el derecho a educarse. A los chiquitos los han reacomodado con chicos de primer grado que ya tiene alumnos de segundo y tercero”.

Explicó Tello que en la zona todas las matrículas son bajas, y que “es típico de este gobierno que agrupan grados de distintas edades. La educación es diferente según los distintos niveles de aprendizaje”.

“Enviaron a dos inspectoras y dos directoras para labrar el acta, es una actitud de patota”, resumió.

Diana Rodríguez, madre de uno de los niños afectados, refrendó las palabras de Tello: “Nadie nos avisó ni hicimos reunión previa. Directamente un día llegamos y no teníamos la maestra. Con mi hijo tenemos siete kilómetros hasta la escuela sin transporte público. Los llevamos como podemos, pero a los chiquitos el seguro no cubre el albergue, o sea que tampoco podemos dejarlos allí en el albergue”.

Share