Por paredes limpias

El obispado de Neuquén y el gobierno avanzan con murales para evitar grafitis que molestan a la curia

Share

La óptica Wolf se ubica al lado de la catedral de Neuquén. Sus paredes son el lienzo perfecto para los grafitis.

El Obispado de Neuquén avanza en la idea de evitar que durante las marchas que se hacen en la capital neuquina se pinte la Catedral y las paredes de la óptica en la esquina de Avenida Argentina y Juan B. Justo.

En los muros del local comercial y de la iglesia pueden leerse las consignas de las últimas marchas feministas, por al aborto legal y los femicidios, en defensa de las comunidades mapuches e incluso algunas pidiendo justicia por Santiago Maldonado. También algunas con el clásico calificativo de felino doméstico a Macri y otras contra el intendente Quiroga.

Este martes se reunirán representantes de la subsecretaría provincial de Derechos Humanos y de Cultura, con un representante del obispo Fernando Croxatto, quienes firmaron con el propietario de la óptica, Horacio Wolf, un acta acuerdo correspondiente y participaron del llamado a artistas para la realización de los murales.

Aunque las pintadas durante las marchas se realizan en los laterales de la óptica, el obispado no ignora que el destinatario de los mensajes son los representantes eclesiásticos y de ahí su impulso a la realización de murales que, en teoría, van a inhibir a los grafiteros y grafiteras. “Es para evitar el enchastre de las paredes, del patrimonio, tan marcado por la expresión de la violencia que tenemos siempre acá”, señaló Croxato en entrevista con LU5 este martes.

Share