Piden la apertura comercial

Los hoteleros fustigaron las medidas de aislamiento: “Llevamos 180 días sin facturar”

Share

Daniel Ariosto, titular de la UCIM.

El sector hotelero referenciado en la UCIM -cuyo presidente es el empresario del rubro Daniel Ariosto- fustigó en un comunicado las medidas de aislamiento ordenadas por el gobierno nacional y el provincial para contener el avance del COVID-19, a las que acusaron de ahogar a los comerciantes.

En rigor, el turismo interno fue una de las actividades habilitadas por Suarez, y según datos del INDEC sobre la ocupación hotelera en junio, cuando se flexibilizó la cuarentena, Mendoza fue el lugar con mayor reapertura de este tipo de establecimientos, con 76 de los 247 hoteles abiertos en el país.

En el marco de la profunda crisis económica mundial por el coronavirus, la Encuesta de Ocupación Hotelera en el Marco de la COVID 19 (EOHMC) ubicó al Valle de Uco como el destino con mayor movimiento turístico del país en junio, con 4.053 pernoctaciones y 1.650 viajeros hospedados, secundado por Neuquén, con 2.693 pernoctaciones y 1.695 viajeros alojados.

Sin embargo, señaló la UCIM: “El sector hotelero lleva más de 180 días sin facturar un solo peso. Nada de ingresos y soportando sueldos, impuestos nacionales (AFIP y otros) provinciales (ATM, inmobiliario y otros) más tasas y servicios municipales”.

“Quienes no han convertido sus establecimientos en hospitales, se preguntan: ¿Alguien imagina en el Gobierno lo que significa este escenario? ¿Consulta a cualquier comerciante- empresario qué pasa si en 180 días no le ingresa un centavo y tiene mucho por pagar, acerca de cómo va a resolver su situación?”

Remarca ka UCIM que los hoteleros están “en estado terminal, de quiebra” y acusó a la clase política por no declarar una “ley de emergencia para el turismo”.

Fustigaron al gobierno nacional “más preocupado en seguir abusando y ajustando al sector privado” por “la cantidad de trabajadores que están quedando y quedarán sin empleo (se calcula ya una cifra  cercana al millón en toda la Argentina) y las pymes que cierran para no abrir más”.

Calculó la UCIM que “la pérdida, de seguir todo como está, llegará a más de 4 millones de empleos, 100 mil negocios cerrados y un país desbordado por la situación social”.

Cerró la entidad con una arenga para que los gobernantes reestablezcan “las libertades que durante tanto tiempo nos quitaron y al menos generar un ambiente propicio para trabajar”.

Share