El gobierno de Cornejo denunció que una mafia policial está conspirando en su contra

Share

Cornejo atribuyó a una conspiración de una mafia de policías la difusión de fotos que muestran al hijo del jefe de la Policía usando caballos de la División Montada para pasear. Foto: Archivo - Prensa Gobierno de Mendoza
Cornejo atribuyó a una conspiración de una mafia de policías la difusión de fotos que muestran al hijo del jefe de la Policía usando caballos de la División Montada para pasear. Foto: Archivo – Prensa Gobierno de Mendoza

El gobierno de Alfredo Cornejo denunció una conspiración contra la cúpula policial en represalia por las investigaciones en marcha sobre el accionar de comisarios que se robaban plata correspondiente al pago de servicios extraordinarios, según ha denunciado la administración provincial tras correr de sus puestos a algunos comisarios.

El robo de un auto a la hermana del jefe de la Policía, Roberto Munives, está en el centro de la base probatoria esgrimida por Cornejo para declarar que hay en marcha una conspiración.

Pero también fue abrochado como antecedente de la operación mafiosa atribuida a los policías que están siendo investigados por la Inspección General de Seguridad la divulgación de fotos que muestran al hijo de Munives, un cadete del Instituto Universitario de Seguridad, junto a su novia y un grupo de amigos montando caballos policiales en una actividad presuntamente desligada con la cartera de Seguridad.

Concretamente, el diario El Sol publicó el fin de semana que el jefe de la Policía le prestó caballos de la división montada a su hijo para que se fuera de paseo con la novia y los amigos.

“El 98% de los policías son buenos”, dijo Néstor Majul, subsecretario de la Relaciones con la Comunidad del Ministerio de Seguridad, en Mitre Mendoza este martes, después de que el propio Cornejo atribuyera a una operación mafiosa la difusión de las fotos del hijo de Munives de paseo montado en los pingos que el Estado dispone para prevenir y perseguir el delito.

“Estamos depurando la Policía y estos debates se levantan ¿Por qué no nos concentramos en el problema?”, se quejó Cornejo ante las requisitorias periodísticas por el paseo a caballo del hijo del jefe de la Policía, un cadete de 24 años que está a una materia de egresar de la escuela de oficiales de la Policía de Mendoza.

Majul declaró que a los jefes policiales los llaman a sus teléfonos móviles para amenazarlos. “Les dicen que están haciendo sus familiares, pero los más grave ha sido el robo del auto de la hermana de Munives”, sostuvo el viceministro de Seguridad.

Los servicios extraordinarios en el centro de las investigaciones

Cornejo cuando asumió le dio vía libre a una investigación sobre un grupo de comisarios que se robaba parte de los fondos destinados al pago de servicios extraordinarios, tal como se presentó el caso a la opinión pública. En ese tren fueron separados ocho comisarios, entre los que se anotó un primo del propio Cornejo, quienes son investigados por IGS.

¿De qué se los acusa a estos comisarios? De quedarse con fondos de los servicios extraordinarios. Para eso, debieron apretar a subalternos, ya que los servicios extraordinarios son horas extras del trabajo habitual de los policías que se estructuran por cupos, siendo cada uno de estos equivalente a cuatro horas de trabajo.

Por ejemplo, los policías que hacen los operativos especiales en los partidos de fútbol. Un cupo son cuatro horas y esos cupos se cobran por acreditación junto al sueldo. Los policías que hacen servicios extraordinarios son destinados por los comisarios, quienes no tienen acceso directo a la plata que se paga por los cupos.

Pero, hecha la ley hecha la trampa: según denuncias que investiga la IGS, hay comisarios que pedían más cupos de los que efectivamente cubrían y se quedaban con la plata de los que no cubrían. Para hacerse del efectivo, necesitaban hacer aparecer a policías con nombre y apellido a cargo del cupo no cubierto y, luego, que esos efectivos les dieran los montos que se les acreditaba en sus cuentas.

Share