Lesa Humanidad

Condenaron a 10 años de cárcel al entregador de Claudia Domínguez, la Nieta 117 recuperada por Abuelas

Share

Héctor Carabajal secuestró y entregó a Claudia Domínguez Castro a sus apropiadores. Foto: Coco Yáñez (El Otro).

El Tribunal Oral Federal 1 condenó este jueves a 10 años de prisión a Héctor Carabajal, exmilitar y agente de Inteligencia del Destacamento 144, quien se apropió de Claudia Domínguez Castro, la Nieta 117 recuperada por Abuelas de Plaza de Mayo, y la entregó en adopción irregular a sus apropiadores.

Los delitos juzgados en este proceso fueron declarados por el tribunal como “crímenes de lesa humanidad cometidos en el contexto del delito internacional de genocidio, razón por la cual resultan imprescriptibles”, según las palabras iniciales de la sentencia.

La condena a Carabajal fue por los delitos de sustracción, retención y ocultamiento de una menor de 10 años. También por la alteración de documentos públicos destinados a acreditar la identidad de Claudia.

En tanto Julio Humberto Bozzo y Antonia Clementina Reitano, el matrimonio que la adoptó ilegalmente y la crió, fue condenado a 3 años de cárcel oor retención y ocultamiento de identidad de Claudia. Cumplirán la sentencia en libertad, aunque se les prohibió salir de Mendoza sin previo aviso del TOF.

“Siento mucho el dolor que le causé a la familia”, fueron las últimas palabras de Carabajal frente al tribunal, integrado por Alejandro Piña, Alberto Carelli y María Paula Marisi.

“No nos vamos completamente satisfechos, con la pena no estamos del todo conformes, vamos a recurrir ante Casación. Pero se ha hecho justicia. Y lo importante es que se declare víctima de delito de lesa humanidad a Claudia”, señaló Pablo Salinas, abogado por parte de la querella de Abuelas de Plaza d Mayo, una vez dictada la condena, entrevistado por radio La Mosquitera.

Este fue el primer juicio por apropiación de niños que se realizó en Mendoza, y por esta razón se trata de una sentencia histórica, como la calificó Viviana Beigel, también integrante de la querella de Abuelas: “Este juicio ha permitido visibilizar en su dimensión completa a través de un caso concreto el delito aberrante de la apropiación de niños”.

Paula Baigorria, de HIJOS, ponderó en esa misma radio que la recuperación de Claudia Domínguez Castro marcó un hito “porque no se sabía qué hacían con las embarazadas, se pensaba que las mataban porque no aparecían los hijos. Primero apareció Celina Terrera que fue la primera nieta, y pasaron 10 años hasta que apareció Claudia. Han pasado 43 años del golpe pero queda mucho por saber”.

Claudia fue restituida en 2015, cuando supo que es hija de Gladys Castro y Walter Domínguez, quienes siguen desaparecidos.

Un caso emblemático

Gladys Castro y Walter Domínguez eran mendocinos y militantes del Partido Comunista Marxista Leninista. El 9 de diciembre de 1977, la pareja fue secuestrada en su casa de Godoy Cruz. Gladys estaba embarazada de seis meses. Su hija nació en cautiverio en marzo de 1978.

Las familias Castro y Domínguez comenzaron rápidamente la búsqueda y se acercaron a Abuelas. A partir de la investigación de una denuncia anónima que recibió el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos de Mendoza, la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad dio con una joven que podía ser hija de desaparecidos. Claudia sabía que no era hija de quienes la criaron pero no se había acercado a averiguar su origen. Sin embargo, aceptó realizarse voluntariamente el análisis genético y, el 27 de agosto de 2015, recuperó su identidad.

Había sido anotada como hija propia por Bozzo y Reitano, a quienes había llegado de la mano de Carabajal junto con documentación falsa para inscribirla. Carabajal prestó servicios en el Destacamento de Inteligencia 144 del Ejército y tuvo participación en todo el proceso que culminó con la apropiación de Claudia.

Más información

Share