Un 17 de junio

El MEDH recordó a Paco Urondo y Alicia Raboy, secuestrados en un operativo en Guaymallén

Share

El asesinato de Paco Urondo tal como lo contó Diario Los Andes.

Un día como hoy, de 1976 fueron capturados en un operativo represivo en Guaymallén el periodista, escritor y poeta Francisco Paco Urondo y su compañera, Cora Raboy, como parte de la feroz represión desplegada en la zona cuyana contra objativos de la militancia peronista.

Urondo nació en Santa Fe el 10 de enero de 1930. Fue periodista, escritor y poeta. En 1970 militaba en las FAR (Fuerzas Armadas Revolucionarias) y en 1973 es detenido y luego dejado en libertad por la Amnistía Presidencial de Héctor J. Cámpora.

Durante su estadía en la cárcel grabó el testimonio de los tres sobrevivientes de la Masacre de Trelew, que usó para escribir el libro “La Patria Fusilada” Para octubre pasa a ser un flamante cuadro montonero luego de la fusión con las FAR. Es también uno de los organizadores del diario Noticias y es allí donde conoce a Cora Raboy, con quien formaron pareja y tuvieron una hija a la que llamaron Ángela.

En mayo de 1976 fue enviado por la Conducción Nacional de Montoneros, como responsable de la Regional Cuyo, ante la desarticulación total de esa organización en la zona, debiendo enfrentar las duras condiciones que imponía el plan criminal de represión del terrorismo de estado.

Urondo llegó en un contexto desolador, era una situación crítica de una organización absolutamente desarticulada por la represión instalada aún antes del golpe de estado. El 17 de junio concurre con Cora y otra compañera a una “cita de control” que era el método utilizado para saber si estaban bien. Nadie más que ellos tres acudió a la cita, que resultó ser una encerrona.

Miembros de las fuerzas represivas estaban disfrazados y se encontraban por toda la zona. Ante esta observación Paco trató de huir y comenzó una persecución que terminó cuando él, acosado y superado en número y velocidad del vehículo detuvo el coche y pidió a ambas compañeras que huyeran y se salvaran ellas y a su hijita Ángela, de un año de edad.

Aseguró haberse tomado la pastilla de cianuro, según el testimonio de la otra compañera, que sobrevivió. Con el paso de los años se pudo comprobar que esto no había sido así. Con el testimonio del médico forense, quedó aclarado que la causa de la muerte de Francisco Urondo no fue debido a una herida de bala como afirmó el informe policial, versión seguramente dibujada para difundir la idea de que Urondo había muerto en un tiroteo cuando huía de sus perseguidores, ni a la ingesta de la pastilla de cianuro como se decía; Urondo fue asesinado por un fortísimo golpe en el cráneo.

El cuerpo inerte de Urondo fue remitido por el D2, en condición como NN. 15 días después le fue entregado a Beatriz Urondo, y en los libros de registro ya decía “NN o Francisco Reynaldo Urondo”.

Alicia y su hija Ángela

Alicia Cora Raboy nació el 14 de enero de 1948. Cursó sus estudios primarios y secundarios en el Escuela Normal N°4 de Capital. Militó en la UES (Unión de Estudiantes Secundarios), luego ingresó a la carrera de Ingeniería donde formó parte de la JUP (Juventud Universitaria Peronista). Su prioridad era la construcción de una guardería comunitaria en la Iglesia Santa Amelia. Ingresó a Montoneros, trabajaba en el Área de Prensa de la organización.

En el mismo operativo que capturaron a Paco, Alicia logra escabullirse con su hija en brazos. Entró corriendo a un corralón y se la entregó a uno de los dueños del lugar pidiéndole que la cuide. Después llegaron los que la venían persiguiendo, eran cuatro personas con chaqueta y pantalón azul. La sacaron a patadas y la tiraron a la acequia. Tras haberse llevado a la mujer, uno de los cuatro hombres volvió y le arrebató la nena al hombre a quien Cora se la había confiado.

La madre de Alicia y la hermana de Paco viajaron a Mendoza y empezaron a averiguar buscando por regimientos, policía y juzgados donde presentaron habeas corpus.

Cuando le entregaron el cadáver de Paco a su hermana ella volvió a Buenos Aires y sólo quedó la madre de Cora. Unos días después se acercó una hombre que se presentó como coronel y le dijo que había una niña en la Casa Cuna que podría ser la que ella buscaba. Según constancias escritas Ángela fue llevada desde el D-2 a la Casa Cuna y fue entregada a las 4 de la mañana del día 18 de junio de 1976.

Fuente: MEDH-Mendoza

Paco Urondo

Share