La rebelión popular

El presidente del PJ se arrepintió del pacto con el macrismo que legalizó el uso de cianuro

Share

El lunes pasado, Guillermo Carmona fue parte de la mesa que anunció el apoyo oficial del peronismo a la modificación de la ley 7722.

El presidente del PJ de Mendoza, Guillermo Carmona, salió a pedirle al gobernador Rodolfo Suarez que “no promulgue” la modificación de la Ley 7722, que su partido ayudó a sancionar en la Legislatura. El titular del partido opositor de la provincia es el primer arrepentido entre los peronistas que pactaron con el radicalismo habilitar a las trasnacionales mineras a usar cianuro y otros tóxicos en piletas a cielo abierto en plena cordillera mendocina.

Carmona publicó este domingo en Twitter el llamado a Suarez a dar marcha atrás con el pacto del que él fue parte.  Lo hizo con la provincia en ebullición por las protestas de los defensores del agua contra la alianza de los radicales y peronistas en torno a los intereses del depreciado empresariado provincial, que se muestra desesperado por morder una tajada del millonario negocio minero.

Carmona fue uno de los que encabezó la conferencia de prensa en la que el peronismo mendocino acompañaría el proyecto macrista para habilitar a las mineras a usar los tóxicos que la Ley 7722 prohibía.

La consumación de ese pacto con la aprobación de la reforma en ambas cámaras, el viernes, provocó una sublevación de varios pueblos en el interior de la provincia. El lunes habrá una potente protesta en la Casa de Gobierno.

Pacto del cianuro consumado: a pedido del lobby minero, la Legislatura enterró la Ley 7722

 

Este domingo, cuando una columna de manifestantes está caminando por la ruta desde San Carlos a la ciudad de Mendoza para protestar contra el pacto de los macristas y los peronistas, Carmona se dio vuelta por Twitter. La actitud del presidente del partido no habría sido consensuada con el resto de los dirigentes que apoyaron el pacto con Suarez.

Informe Explícito: Cómo arrasó el pacto prominero con la legislación que protegía el ambiente

La conducción del peronismo mendocino se descalabró. Carmona es el presidente, pero la camporista  Anabel Fernández Sagasti es la conductora de hecho. Maneja la línea directa con Cristina Fernández y, a la vez, es la referente del presidente Alberto Fernández en la provincia. Carmona jugó en la interna con los herederos de Juan Carlos Mazzón, que perdieron contra La Cámpora en la internas para la Gobernación.

La flexibilización ambiental para permitir el cianuro y otros tóxicos en la minería arrimó al peronismo con el gobierno del radical Rodolfo Suarez. Al mismo tiempo, lo alejó del núcleo de la militancia que confió en que Fernández Sagasti encabezara una renovación dentro del partido, que fue dependiente del Chueco Mazzón hasta que se murió, en 2015.

El apoyo del PJ a la reforma de la ley 7722 y el guiño de Suarez a la Ley de Emergencia de Fernández

Share