Neuquén

Investigan si la muerte de un niño de 5 años se produjo por la ingesta de dióxido de cloro

Share

El dióxido de cloro no está autorizado para tratar el COVID-19.

La Justicia de Neuquén investigará si la ingesta de dióxido de cloro causó la muerte de un niño de cinco años. Los padres les dijeron a los médicos del hospital de Plottier que le dieron el químico porque creyeron que podía tener COVID-19 y que así se curaría.

El Ministerio de Salud informó que trasladó el caso al ámbito judicial. “Se informa que a las 00:20 de hoy (sábado) ingresó un niño de 5 años a la guardia externa del Hospital de Plottier, en paro cardio-respiratorio. Se le realizaron maniobras de reanimación sin obtener respuesta. Finalmente, a la 1:15 se declaró su fallecimiento y se realizó una denuncia policial por muerte dudosa. La Justicia ya interviene en el caso”, expresó en un comunicado la cartera al mando de la ministra Andrea Peve.

“Del interrogatorio a sus familiares, se desprende que el día anterior el niño había consumido dióxido de cloro”, agregó la misiva oficial destinada al público.

En el comunicado la cartera sanitaria se define contrario al uso de dióxido de cloro y advierte que “adhiere a las recomendaciones realizadas sobre el no consumo (ingesta, inhalación, inyección, etc.) de productos que contengan dióxido de cloro, clorito de sodio, hipoclorito de sodio o derivados”.

También sentó que “las recomendaciones a las que se adhiere fueron realizadas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Organización Mundial de la Salud (OMS), Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT, Argentina) y Múltiples Sociedades y Organismos Científicos Iberoamericanos especializados en Toxicología”.

La cartera de Peve describió que “el dióxido de cloro es un gas de color amarillo o amarillo-rojizo utilizado como blanqueador en la fabricación de papel, en plantas públicas de tratamiento de agua y en el proceso de descontaminación de construcciones (Agency for Toxic Substances and Disease Registry [ATSDR], 2004). Adicionalmente, la inhalación a través de nebulizadores puede generar edema pulmonar, broncoespasmos, neumonitis química y edema de glotis e incluso producir la muerte si se las exposiciones están por encima del valor límite de exposición profesional (OMS y col., 1994; OMS, OIT, 2000)”.

No está autorizado

Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica advirtió sobre la inconveniencia de la ingesta de dióxido de cloro, que es promocionada por Donald Trump y Jair Bolsonaro.

“Debido a la circulación de información en redes sociales y medios digitales relacionados a la utilización de dióxido de cloro para el tratamiento de COVID-19 u otras enfermedades, se recuerda que el producto mencionado no cuenta con estudios que demuestren su eficacia y no posee autorización alguna por parte de este organismo para su comercialización y uso”, se publicó el cuatro de agosto en la web del organismo.

Hace unos días, la conductora televisiva Viviana Canosa se puso en boca de todos tomando en cámara dióxido de cloro. Canosa está al frente de un programa de entrevistas en canal 9 de Buenos Aires. Ahí interpreta el guión de ala extremista del macrismo. Desde que empinó la botella al aire, la conductora es señalada cada vez que le pasa algo a alguien que consumió dióxido de cloro.

Share