Impacto en la salud

Brumadinho en alerta por posibles brotes de dengue y fiebre amarilla tras la ruptura del dique de Vale

Share

Un niño habitante de Mariana, el pueblo arrasado por la rotura de un dique de Vale en 2015. Foto del archivo personal de una de las víctimas, publicada en el diario Folha.

La población de Brumadinho, en Minas Gerais, y sus pueblos y aldeas cercanos están en riesgo por posibles brotes de dengue, fiebre amarilla, esquistosomiasis y leptospirosis, además del agravamiento de los pacientes con enfermedades crónicas como la hipertensión y la diabetes como consecuencia de la ruptura del dique de residuos tóxicos de la minera Vale. El alerta fue dada por la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) en base a información de departamentos de salud de la región recopilados después de desastres similares como la rotura del dique de Vale hace tres años en Mariana y las inundaciones de Santa Catarina.

“Hemos observado que hay un patrón, relativamente común, en los problemas de salud que se suceden a desastres, incluso en caso de eventos climáticos. A continuación recogemos información de diferentes sistemas para tratar de estimar el impacto en la salud”, dijo el autor del estudio, Diego
Ricardo Xavier, epidemiólogo en el Instituto de Comunicación y Ciencias de la Información y Tecnología en Salud (ICICT / Fiocruz), citado en el diario Folha.

 

El estudio destaca que el área de Brumadinho es endémica para fiebre amarilla y esquistosomiasis, transmitidos por mosquitos y caracoles, respectivamente. De acuerdo a Xavier, la ruptura presa provoca un cambio repentino en el ecosistema, que puede matar a los depredadores naturales y crear
condiciones favorables para estos vectores, indica el diario.

“Esto puede aumentar la población de mosquitos y caracoles, causando brotes”, afirma. Al mismo tiempo, los servicios de vigilancia y de salud de la región se ven afectados, lo que perjudica el control de las enfermedades. “Nosotros apuramos que las unidades de salud de Brumadinho, las estructuras
físicas, no fueron alcanzadas. Sin embargo, los recursos humanos están limitados, porque agentes comunitarios de salud también perdieron parientes y amigos. Entonces las atenciones de rutina de la salud se ven afectadas “, señala el investigador a Folha.

La minera Vale tiene otros 56 diques de residuos tóxicos con “alto daño potencial asociado”

Por otra parte, enumera el artículo del diario brasileño, los servicios públicos, tales como recolección de basura, la limpieza de alcantarillas y el suministro de agua se suspendieron o quedaron con problemas tras la ruptura del dique, lo que  también tiene consecuencias para la salud. La falta de recolección de basura aumenta la población de roedores y, con ello, crece el riesgo de un brote de leptospirosis, afirma Xavier. “Fue lo que ocurrió después de las lluvias de 2008, en Santa Catarina”, señaló.

Con la contaminación de los ríos, muchas personas pasan a almacenar agua en casa, de forma incorrecta. “Esto sucedió en Mariana y llegó a tener un brote de dengue. Ya estamos en el verano, una
época de mayor riesgo. El río Paraopeba, contaminado ahora en Brumadinho, pasa aún por varios municipios “, alertó Xavier.

“Otro riesgo es el consumo de agua y alimentos contaminados, que causan diarrea y gastroenteritis. Pero la intoxicación puede ocurrir también por áreas. Cuando el lodo seco, los contaminantes pueden quedarse en el aire hasta llegar al sistema respiratorio de los habitantes de la región. “Ya tuvimos
noticias de personas que tuvieron contacto con el lodo en Brumadinho y presentaron náuseas, vómitos y diarrea. Esto sugiere, por eliminación de diagnóstico, que está relacionado a intoxicación “, cerró.

Share