Recursos estratégicos

Documentos revelan que el Reino Unido apoyó el golpe en Bolivia para acceder a reservas de litio

Share

Una publicación de Declassified UK que compartió en su cuenta de Twitter el expresidente de Bolivia, Evo Morales, revela que, según documentos del Ministerio de Relaciones Exteriores inglés,  “con el golpe de Estado en Bolivia” en noviembre de 2019 Gran Bretaña buscó la posibilidad de “acceder los depósitos de litio” a las empresas del Reino Unido.

El litio, conocido como ‘oro blanco’, es un metal clave utilizado en las baterías y cada vez más importante para la industria automovilística mundial. Bolivia tiene la segunda mayor reserva mundial. Según la publicación, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña parece haber pagado a una empresa con sede en Oxford para optimizar la “explotación” de los depósitos de litio de Bolivia un mes después de que Morales huyó del país.

El 10 de noviembre de 2019, después de que el jefe del ejército pidiera su renuncia, el presidente Evo Morales, dimitió. Se produjo después de semanas de protestas tras la publicación de un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el que se alegaban irregularidades en las elecciones que Morales había ganado el mes anterior.

Informe Explícito: Golpe de Estado en Bolivia

La embajada del Reino Unido en La Paz actuó como “socio estratégico” del régimen golpista y organizó un evento internacional de minería en Bolivia cuatro meses después del derrocamiento de la democracia. Se contrató a Watchman, para que hiciera la presentación principal y describiera las “soluciones creativas” que había puesto en marcha en África para que las comunidades locales participaran en los proyectos mineros.

La empresa británica fundada por un veterano del ejército británico estaba “ahora en línea para ofrecer sus servicios” a las empresas mineras, señaló el Ministerio de Relaciones Exteriores después del evento. El gobierno del Reino Unido había declarado que la tecnología de baterías de litio es una prioridad para su «estrategia industrial». En junio de 2019, anunció que estaba invirtiendo 23 millones de libras en “desarrollo de baterías para automóviles eléctricos”.

Los depósitos

El gobierno ha señalado además: “Se estima que América del Sur posee el 54% de los recursos de litio del mundo, que son cada vez más demandados para fabricar baterías para vehículos eléctricos y programas de diversificación energética”.

También agregaron que Reino Unido “tiene como objetivo tener una industria de baterías próspera y sostenible, lo que se traduciría en una oportunidad de 2.7 mil millones libras y nuestras asociaciones bilaterales son esenciales para garantizar esto”.

Pero después del golpe, el nuevo ministro de Minería del régimen arrojó dudas sobre si el nuevo gobierno respetaría el acuerdo. Estas salinas en particular fueron de interés para la embajada inglesa. Un proyecto cofinanciado entre 2019 y 20 buscaba “optimizar la exploración y producción de litio en Bolivia (en los Salarios de Coipasa y Pastos Grandes) utilizando tecnología británica”.

Este proyecto avanzó rápidamente. El resumen del proyecto fue autorizado por su principal financiador, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el 25 de noviembre de 2019, dos semanas después del golpe y días después de la masacre de Senkata. El proyecto obtuvo la aprobación total para un financiamiento de $100,000 dólares semanas después, a mediados de diciembre de 2019.

Catapulta de aplicaciones satelitales

El Ministerio de Relaciones Exteriores señaló que el proyecto sería implementado por Satellite Applications Catapult, una organización con sede en Oxford que «ayuda a las organizaciones a aprovechar el poder de los servicios basados ​​en satélites». La compañía recibe alrededor de un tercio de su financiamiento del gobierno del Reino Unido, pero no respondió a las preguntas de Declassified sobre el proyecto de Bolivia.

Sin embargo, se descubrió que el 19 de diciembre de 2019, dos días después de que la IABD dio la aprobación final al proyecto, el Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido transfirió 33,220 de libras a Satellite Applications Catapult, en un pago que figura como «gasto del programa».

El departamento se negó a decirle a Declassified si este financiamiento era para el proyecto de explotación de litio en Bolivia. La Junta Interamericana de Defensa (JID) informó: “La coordinación con la Embajada Británica ha sido particularmente cooperativa en la búsqueda de sinergias”.

Fuente: El Intransigente

Share