Empresarios van por tierras

La demanda de carne, soja, minerales, electricidad abre la posibilidad de grandes negocios

Share

El mundo ha sido testigo directo de la destrucción del Amazonas en las últimas semanas.

Por Rómulo Pardo Silva
Para Rebelión

La demanda de carne, soja, electricidad, minerales, agua, abre posibilidades de negocios de grandes utilidades. En muchos casos ellos necesitan territorios nuevos de campesinos pobres, afrodescendientes, indígenas. O públicos.

Los empresarios para concretarlos usan la violencia.

El capitalismo como fin del mundo

En Brasil destruyen sistemáticamente flora, fauna, la vida de tribus indígenas.

Los miles de focos de incendio recientes en la Amazonía fueron un plan de empresarios agrícolas y ganaderos. Antes de realizarlo hubo informes de lo que sucedería a las autoridades.

Los políticos de gobierno son parte de la deforestación y fueron elegidos para facilitarla.

Al pueblo en el estado de Roraima soy Jair Bolsonaro. En el 2019 vamos a destrozar la reserva indígena de Raposa Serra do Sol. Vamos a darles armas a todos los terratenientes.

Los incendios de la Amazonia son “potencialmente genocidas” para sus tribus indígenas. La organización Survival teme que el fuego “no haya dejado escapatoria” a los pobladores de las zonas afectadas.

Jair Bolsonaro, declaró a la prensa, en medio de los incendios en la Amazonía, que no habrá más reservas indígenas durante su mandato porque hay “mucha tierra y pocos indígenas”, dentro del marco de su política que permite en reservas naturales y ambientales la explotación de la minería y el agronegocio.

Soja, ganadería, represas: Los intereses de Bolsonaro detrás de la destrucción del Amazonas

En Colombia el ejército, los militares civiles asalariados, las autoridades políticas elegidas, unidos mataron, desaparecieron, aterrorizaron y expulsaron pobres de tierras que iban ocupando empresarios.

Jorge Iván Laverde o ‘El Iguano’, exjefe del Frente Fronteras de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia relató con crudeza (¿y arrepentimiento?) su accionar en el norte del país.

Laverde responsable de al menos 5.000 muertes habló en el encuentro Hablemos de Verdad en Cúcuta, apoyado por la Embajada de Alemania en Colombia. “No se movía una hoja sin que yo lo supiera. Coordinábamos acciones con la Policía y el Ejército. Se hacían retenes, patrullábamos juntos, nos entregaban información de inteligencia. Para nadie es un secreto que nosotros infiltramos todo: el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), la Fiscalía, la fuerza pública, las alcaldías, la gobernación”, dijo.

Sobre la desaparición forzada explicó: “En una ciudad donde diariamente se ejecutaban 10, 15, 20 y hasta 40 personas en un solo día, eso le traía problemas a los comandantes de las entidades legalmente constituidas. La fuerza pública era la que nos decía: desparézcanlos, no me dejen todo esos muertos, para que a ellos no les quedara en la hoja de vida.”, puntualizó Laverde. “Una vez que entramos al departamento, muchas personas se vincularon y nos apoyaron. Sí, se benefició mucha gente. Cuando las AUC ganaban terreno, otros venían atrás comprando tierras o haciendo empresa”.

“Desde el principio, con nombres propios y listado en mano contamos cómo y quiénes financiaron las Auc. Ganaderos, arroceros, mineros, comerciantes. Eso se ha entregado a la Fiscalía”, que se ha abstenido de publicar los hechos confesados y las personas mencionadas. Eso se ha entregado a la Fiscalía”, que se abstuvo de publicar los hechos confesados y las personas mencionadas.

Hoy, el territorio que abandonaron las Farc tras el acuerdo de paz, se lo disputan cerca de 30 grupos y bandas criminales asociadas al narcotráfico, el contrabando, la trata de personas y la venta ilegal de combustible, en medio de la crisis migratoria de Venezuela. Camilo Rengifo Marín.

La responsabilidad en el origen de estos crímenes es de los empresarios que han creado el sistema como dueños de la fuerza armada, la política, los tribunales, la prensa, la educación.

Mientras la gran masa humana consuma, o crea poder llegar a consumir, de manera destructiva no habrá derechos para la naturaleza, garantías para los pobres, ni futuro sostenible.

El orden planetario de los empresarios es insostenible en el tiempo. Mientras no haya partidos civilizatorios todos son conservadores.

Share