Crisis de la deuda

Una cuota de los bonos para pagarles a los buitres le costó al país u$s 2900 millones

Share

El pacto con los fondos buitre generó una deuda con intereses para el país.

El gobierno afrontó el lunes vencimientos de amortización de capital e intereses de la deuda por 2900 millones de dólares. Los acreedores son tenedores de bonos que se emitieron para pagarles a los fondos buitre. El monto equivale a un tercio del costo de la deuda presupuestado para este año.

Este año, los costos ligados a la deuda soberana demandarán 9972 millones de dólares. Más de la mitad de esa suma está concentrada en vencimientos previstos para este mes y el próximo. Son 5172 millones de dólares, 3548 millones en abril y el resto en mayo.

La expectativa del gobierno al contraer la deuda era que la renta de los bonos se reinvirtiera en el país.

Difícilmente se cumpla esa meta mientras crece el riesgo país y la incertidumbre por el futuro del plan económico pactado por el gobierno con el FMI. La mayor parte de la deuda está en manos de bonistas extranjeros, cuyo único interés es maximizar el rendimiento de sus dólares.

Por distintas razones, los operadores de la City porteña descreen de que los tenedores reinviertan en el país la renta de los bonos.

A esa conclusión conducen los análisis de distintos expertos en la materia consultados por El Cronista. Pesan en los argumentos de sus posturas factores políticos y económicos.

Opiniones de la City

Desde la posibilidad de que Cristina Fernandez hasta la inconsistencia de la economía argentina del presente tallan entre las causas que amuran la reinversión de la renta de los bonos de deuda.

“Si salen muchas encuestas y los números le dan muy a favor a Cristina, esa plata no se reinvierte”. La sentencia la firmó Juan josé Vázquez, jefe de Research, de Choen.

“La gran mayoría del bono que venció ayer está en manos de inversores extranjeros. Por ese motivo, esos dólares no se reinvertirán casi con seguridad”, apuntó Diego Martínez Burzaco, director de MB Inversiones. Recordó que se trata de “un bono emitido para salir del default en la negociación con los holdouts”.

Martín Saud, Trader en Balanz, aseguró que las alternativas para la reinversión son las “Letes o, a lo sumo, en Bonar 2020 (AO20) para los que busquen más largo plazo”. El gancho de estos papeles está dado por la seguridad que ofrecen al que por ellos apuesta, explicó.

Para Nicolás Chiesa, director de Sale and trading de Portfolio Personal, “la mayoría de los clientes no está reconvirtiendo los cupones; aprovechan para achicar su exposición de Argentina, sin vender, por ahora esperan”.

Share