Cianuro sin licencia social

Suarez reprimió con balas de goma y gases a los manifestantes de la Marcha del Agua

Share
Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

Gases para todos: Suarez mandó a reprimir a los manifestantes de la Marcha del Agua. Foto: Javier Polvani

Rodolfo Suarez mandó a gasear a los manifestantes de la Marcha del Agua que masivamente y en forma pacífica pidieron este lunes que se veten las reformas a la Ley 7722, a la cual un pacto entre el Ejecutivo y el PJ convirtió en letra muerta.

Histórica caravana por las rutas de Mendoza en repudio al derribo de la Ley 7722

Fue poco después de que el secretario de Ambiente, Humberto Mingorance, desconociera la representatividad de las protestas y se arrogada la mayoría en base al respaldo de las urnas. “Hay que definir qué es consenso -licuó Mingorance a la enorme caravana que desde el domingo recorrió rutas de Mendoza para repudiar el uso del cianuro en la minería- Suarez nunca ocultó que iba a reformar la ley”.

Tras estas declaraciones, que el Gobierno hizo en horario central de los noticieros, fuera de Casa de Gobierno se multiplicó la presencia de fuerzas policiales.

Desde ese momento las Asambleas por el Agua y los vecinos se replegaron para deliberar cómo seguir tras el nuevo portazo de Suarez.

“El panorama es muy incierto porque el Gobernador no da el brazo a torcer -le dijo a EXPLICITO Marcelo Giraud, de la Asamblea Popular por el Agua-. Si el gobernador se mantiene en su postura sin escuchar el reclamo de la sociedad mendocina, desde sus propias bases partidarias, desde el PJ, desde la Federación Universitaria de Cuyo, del Arzobispado… Las miles de personas que nos hemos manifestado de forma pacífica desea que haya una salida pacífica y que el gobernador entienda que ha sido puesto allí para mandar obedeciendo el mandato popular, que no es voltear la 7722. Por más que él haya dicho que era parte de su campaña. Los que lo han votado han tenido en cuenta otras cosas”.

Giraud analizó el despliegue de fuerzas policiales como “una provocación”. Están queriendo tensar la cuerda a un punto donde un ínfimo puñado reaccione de otro modo para dar una excusa para reprimir a una multitud, donde hay madres, niños y bebés. Sería una irresponsabilidad mayúscula llegar a reprimir”.

Una manifestación pacífica que caminó 100 kilómetros bajo el sol ardiente es reprimida con gases lacrimógenos. Foto: Javier Polvani
Share