17.000 muertos y más de 250.000 contagios