El turno de Iván Duque

El paro en Colombia terminó con represión y toque de queda

Share

Con marchas, plantones, arengas contra el Gobierno expresiones artísticas y culturales transcurrió el paro nacional de este jueves 21 de noviembre en Colombia contra las medidas de ajuste del gobierno de Iván Duque. Los colombianos fueron reprimidos con gases lacrimógenos en la plaza Bolívar, centro de Bogotá (capital).

En Bogotá las movilizaciones populares comenzaron con algunos bloqueos de vías y la represión del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD).

La movilización avanzó, en su mayoría, de manera pacífica y tranquila; sin embargo, también se han presentado hechos aislados de violencia que en su mayoría han recibido el rechazo de los participantes. Cabe resaltar también que la movilidad se ha visto afectada en las distintas capitales a raíz de la nutrida participación.

En Manizales se registraron enfrentamientos entre algunos estudiantes y el Esmad; mientras en Cartagena encapuchados se intentaron ‘colar’ en la marcha, pero los ciudadanos los sacaron.

Balance de las principales ciudades del país

Medellín

Estudiantes, docentes, líderes sindicales y representantes de distintos sectores sociales se empezaron a concentrar desde las 7:00 de la mañana en distintos sectores de la capital de Antioquia, para encontrarse inicialmente en el Parque de las Luces y de ahí desplazarse en las primeras horas de la tarde hacia La Playa, donde habrá un plantón con diversas actividades simbólicas y culturales. Posteriormente se dirigirán hacia el Parque de los Deseos, de acuerdo con El Colombiano.

Barranquilla

Hasta el Paseo Bolívar de la capital del Atlántico llegaron miles de manifestantes, que marcharon desde el sur, centro y norte de la ciudad con cánticos, música y baile y se concentraron en este importante punto, en donde permanecen cantando el himno nacional y lanzando distintas arengas en contra del Gobierno, de acuerdo con El Heraldo. Las marchas han transcurrido con normalidad.

Cúcuta

Miles de habitantes de la capital de Norte de Santander empezaron a marchar desde las 8:00 de la mañana, a pesar de la lluvia que cayó sobre esa ciudad, reportó La Opinión.

En Cúcuta, las marchas salieron de tres puntos. El primero estaba ubicado en el intercambiador de la ciudadela Juan Atalaya, donde confluyeron los integrantes de las centrales obreras y de las organizaciones sociales; la segunda salió de la Universidad Francisco de Paula Santander, Ufps, y la tercera salió del Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, ubicada en el barrio El Pescadero.

Los manifestantes llegaron hacia el parque Santander de Cúcuta, donde se congregaron.

Manizales

A las 6:30 a.m. los estudiantes de las universidades públicas y algunos de las privadas marcharon desde el barrio La Enea para unirse a los sindicatos en el Sena. Los dos carriles en la Avenida Cumanday, de ese barrio, se cerraron.

La movilización partió desde tres puntos de encuentro y los marchantes se concentrarán en la Alcaldía de Manizales. Aunque las marchas en la capital de Caldas han avanzado con normalidad, se presentaron enfrentamientos entre estudiantes y unidades del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, a la altura del campus La Nubia de la Universidad Nacional y en la Vía Panamericana, según reportó La Patria.

Cartagena

Los ciudadanos en Cartagena se empezaron a reunir desde las 4:00 de la mañana de este jueves para iniciar la concentración previa a las marchas del paro nacional. Los manifestantes comenzaron su caminar por las calles de la capital de Bolívar sobre las 7:00 de la mañana, lo que generó distintas afectaciones en el transporte urbano.

De acuerdo con El Universal, más de 10.000 manifestantes llegaron sobre la 1:00 de la tarde a la Torre del Reloj. Aunque algunos sindicatos están planeando continuar la marcha hasta Bocagrande, la Policía insiste en que no tienen permiso para ello.

El decálogo del paro nacional

El paro nacional de este jueves en Colombia fue convocado por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC) para manifestar su malestar y preocupaciones al Gobierno del presidente Iván Duque.

A esas centrales obreras se sumaron 45 sindicatos y organizaciones sociales que esperan que la protesta sea al menos igual al paro nacional del 14 de septiembre de 1977, el más grande que recuerde el país, contra el gobierno del entonces presidente Alfonso López Michelsen.

Las demandas del pueblo colombiano

1. Reforma laboral

Los organizadores aseguran que una reforma laboral que supuestamente prepara el Gobierno destruye la estabilidad del empleo porque pretende que a los jóvenes que entran al mercado de trabajo se les pague el 75 % del salario mínimo legal.

También afirman que abre paso a la contratación de trabajadores por horas con lo que sería casi imposible lograr la jubilación.

2. Reforma de las pensiones

Las centrales obreras argumentan que el Gobierno busca eliminar el fondo estatal de pensiones Colpensiones y dejar los aportes de empresas y trabajadores para la jubilación en manos de fondos privados, un modelo del que dicen probó su “fracaso” en Chile.

Los sindicatos aseguran que esta reforma es promovida por organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En Colombia las mujeres se jubilan a los 57 años y los hombres a los 62, siempre y cuando hayan cotizado al menos 1.300 semanas a la seguridad social.

3. Reforma tributaria

Igualmente se oponen a los planes del Gobierno de hacer una reforma tributaria para rebajar los impuestos a las multinacionales y empresas mientras se los suben a la clase media y trabajadores.

4. Privatizaciones

El Gobierno pretende, según los sindicatos, privatizar Ecopetrol, la eléctrica ISA, Cenit (filial de Ecopetrol para el transporte de hidrocarburos) y “todas las empresas en las que el Estado sea propietario del 50 % de las acciones”.

El Estado tiene participación directa en 105 empresas a través de sus ministerios y departamentos administrativos. En 39 de ellas su participación es mayoritaria y en 66, minoritaria.

5. Corrupción

La protesta también es un rechazo a la corrupción que deja pérdidas de 50 billones de pesos al año (unos 14.560 millones de dólares) y señala escándalos multimillonarios como el de Odebrecht y la Refinería de Cartagena (Reficar).

Esta última, de propiedad de Ecopetrol, fue inaugurada en octubre de 2015 por el entonces presidente Juan Manuel Santos y tuvo un coste final de 8.016 millones de dólares, más del doble de los 3.777 millones de dólares presupuestados inicialmente.

6. Tarifazo nacional

En la reforma fiscal llamada “Ley de Financiamiento” el Gobierno incluyó un aumento del 35 % de las tarifas de electricidad para los estratos 4, 5 y 6 para “salvar” a Electricaribe, empresa de la española Naturgy (antigua Gas Natural Fenosa) intervenida en 2016.

Electricaribe presta el servicio a siete departamentos de la costa atlántica colombiana y tiene un déficit de 1,3 billones pesos (unos 407 millones de dólares), reveló en marzo pasado un informe de la Contraloría (tribunal de cuentas).

7. Salario mínimo

El salario mínimo vigente en Colombia es de 828.116 pesos (unos 240 dólares de hoy) y quienes lo cobran reciben además un subsidio de transporte de 99.023 pesos (unos 28 dólares).

Según los sindicatos ese pago es insuficiente porque no alcanza para cubrir la “canasta familiar” y por eso las familias se ven obligadas al “rebusque” para completar el dinero de los gastos.

8. Incumplimiento de acuerdos

Otro argumento para la protesta nacional es el supuesto incumplimiento por parte del Gobierno de acuerdos firmados por esta Administración y las anteriores con varios sectores sociales y sindicales, especialmente con indígenas, campesinos y maestros.

9. Defensa de la protesta social

Los convocantes rechazan que el Gobierno quiera “reglamentar” el “derecho a la protesta social” y criminalizar a quienes se manifiestan en las calles.

10. Educación

Los estudiantes universitarios, que el año pasado protagonizaron una huelga de dos meses reclaman al Gobierno el cumplimiento de los acuerdos firmados y medidas contra la corrupción en las universidades públicas.

El citado acuerdo incluyó una inversión de 4,5 billones de pesos (unos 1.309 millones de dólares de hoy) en las universidades públicas durante cuatro años, la mayor suma destinada a la educación superior en la historia del país, argumenta Duque.

Fuente: NODAL

Share