“No había evidencia de ataques”