Abuso policial en Mendoza

El verdulero detenido es el único sustento de su esposa, su hija y su madre, despedida del Casino

Share

“Me las llevo a todas con el 205”, increpó el policía a las vecinas que intentaron defender al verdulero.

“No te preocupes hija ¡me están llevando a pasear!” Agustín González estaba vendiendo verduras y pan casero con su esposa y su hija de 4 años en el barrio Los Cerros, de Godoy Cruz, cuando agentes de la Policía de Mendoza lo detuvieron este lunes, cerca de las 20 y se lo llevaron detenido, ante la mirada atónita de su pequeña hija y de los vecinos que siempre se abastecen con los productos que les lleva Agustín.

Si las vecinas no hubieran intervenido, contó su hermana a EXPLÍCITO, se hubieran llevado a su esposa y a su hija como parte del procedimiento, que mostró a las claras un abuso de autoridad por parte de los uniformados, como intentarán probar los abogados de Agustín.

El verdulero fue encerrado por cuatro horas en un calabozo y lo soltaron con una advertencia: “La próxima vas directo al penal”.

Con su trabajo en el reparto de frutas y verduras Agustín mantiene a su familia.  En las últimas semanas se sumó una boca más a su casa, ya que a su mamá, que trabajaba en la limpieza del Casino, la despidieron cuando empezó la cuarentena. “Con la verdura sola no alcanzaba así es que  mi hermano empezó a hacer pan casero, y lo repartía a esa hora en varios barrios porque es la hora de la merienda y le compraban mucho”, confió su hermana a este diario. Sus clientes están en Los Cerros, Los Horneros y el barrio de los Gráficos.

La policía lo detuvo aplicando la general del decreto como si estuviera circulando sin más, sin tomar en cuenta que estaba vendiendo alimentos a modo delivery en las casas de quienes ya le compran habitualmente.

En el video que difundió La Gremial de Abogados se ve cómo los uniformados increpan a las vecinas que se acercan a preguntar porqué se lo estaban llevando. “Si vienen las cuatro a preguntar me las llevo a las cuatro por el 205, me las llevo a las cuatro por el 205”, amenaza el policía a las mujeres que intentan proteger al verdulero.

“¡Ustedes tienen que estar en la casa!”, les grita el policía mientras ellas lo filman y le reprochan que la Policía de Mendoza no hace nada para protegerlos de los robos en la zona. Luego se suben todos al móvil 2620 y se llevan a Agustín con ellos.

Al joven detenido le pintaron los dedos y le iniciaron una causa basándose en los decretos presidenciales que aplican el artículo 205 del Código Penal, que castiga a quien “propagare una enfermedad”.

“Hay gente que si no tiene un familiar que lo banque se muere de hambre”, completó el cuadro la abogada de Agustín, Laura Valente, en la tarde de este viernes sobre las personas que se mueven dentro de la economía informal, frenada por el parate obligatorio a raíz de la pandemia. Anticipó que están preparando las medidas a tomar ante este abuso claro de la Policía de Mendoza.

Policía de Mendoza, en el mapa de Correpi

Días atrás la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), alertó sobre “graves situaciones represivas y de arbitrariedad de las fuerzas de seguridad” en el marco de la vigilancia de cumplimiento de la cuarentena obligatoria.

En un reporte nacional que se actualiza a diario incluyó el caso de una maestra y su hijo, hostigados y golpeados en un supermercado de Godoy Cruz por la Policía de Mendoza.

La Correpi incluyó a Mendoza en un informe de abusos policiales durante la cuarentena

 

 

 

 

 

Share