Un alegrón para accionistas

Las compañías de cannabis sextuplicaron su valor en Wall Street en tan sólo un año

Share

El sector del cannabis factura al año 13.000 millones de dólares en todo el mundo y, según datos de la consultora ArcviewMarketResearch, esta cifra tocará los 22.800 millones de dólares en 2020. Actualmente, hay cien compañías que cotizan en la bolsa de Wall Street vinculadas a la marihuana, según Bloomberg, con un valor total en el mercado de alrededor de 68.000 millones de dólares. Hace un año esta cifra apenas llegaba a 12.000 millones de dólares.

Entre las compañías que cotizan en bolsa figuran CanopyGrowth, Aurora Cannabis, Aphria, Cronos Group y Tilray, que se ha convertido en la compañía de cannabis más valorada del mundo, anotándose una subida de más del 1.000% desde que debutó en el Nasdaq el pasado 20 de julio, según señala el sitio elindependiente.com.

El interés de los inversores en Tilray se disparó después de anunciar que había recibido el visto bueno de las autoridades estadounidenses para la venta de un tipo de cannabis para un ensayo médico.

La industria del cannabis ha despertado recientemente mucho interés en Estados Unidos, con varias grandes empresas haciendo fuertes apuestas en ese sector, tanto con fines médicos como recreativos. Una de ellas es Coca Cola, que estaría dispuesta a introducir los componentes no psicoactivos en sus recetas, y la estadounidense Constellation Brands, el grupo que fabrica la cerveza Corona, que anunció una de las mayores apuestas hasta la fecha en el ámbito de las bebidas con cannabis al invertir 4.000 millones de dólares en la empresa de marihuana Canopy Growth, también con sede en Canadá.

Las compañías farmacéuticas también están estudiando el mercado. Según un análisis reciente de cannabis medicinal, se espera que las ventas totales en EE.UU. aumenten u$s10.000 millones para 2022.

El analista y CEP de Medical Marijuana Stuart Titus estima que el 40% de todas las drogas podrían ser reemplazadas por productos de cannabis y esto genera gran resistencia a la legalización entre los actores de la industria.

Fuente: El economista, El Independiente, Ambito Financiero

Share