Incendios en Chubut

“Quieren que el bosque nativo deje de existir porque es un obstáculo para los intereses extractivistas”

Share
Tiempo estimado de lectura: 2 minutos

La Asamblea de Vecinos de Epuyen –una de las localidades de Chubut afectadas por el fuego junto con Cholila, El Maitén y Futaleufú– atribuyó los incendios a “intereses extractivistas llámese inmobiliarios, aserraderos, mineros, turísticos” y aseguró que los pobladores del lugar están siendo perseguidos para asignarles responsabilidad en el fuego y correrlos de sus tierras.

“Pensar si es o no es deliberado el fuego, asignar o no responsabilidades, es, a estas alturas de los hechos, irrelevante. Responsabilidades hay. Todo fuego es político”, arrancó la asamblea en un comunicado difundido en las últimas horas.

“El estado de abandono de la Comarca es profundamente político. Hace más de 30 años que se pide aviones hidrantes fijos en la Comarca, no ese negociado con el alquiler de hidrantes (tema tabú sobre el que nadie quiere hablar) que no queda claro en absoluto”, agregó.

“Los políticos lloran sobre la leche derramada como siempre pero la gente llora sobre sus casas quemadas, sobre sus animales prendidos fuego, sobre todo su trabajo. Nos quieren sacar de la tierra”, postularon los pobladores.

“Quieren que el bosque nativo deje de existir porque es un obstáculo para los intereses extractivistas llámese inmobiliarios, aserraderos, mineros, turísticos. La orden es que en la comarca no existan pobres, no existan tomas ni recuperaciones, la comarca debe ser para una casta elegida. Para una élite. Por ese lado hay que buscar los responsables. Es fácil meter el extractivismo cuando hay miseria. Nuestros territorios no son pobres. Están empobrecidos. Igual que la meseta”.

Luego enumeraron las penurias por las que pasan los habitantes de la comarca a raíz de la nula intervención del estado: “No tenemos hospitales, no tenemos infraestructura. Tenemos un Estado que abandonó sus obligaciones porque es un gran negocio. Y eso es un crimen de lesa humanidad y de lesa naturaleza. Así estuvimos ayer, bajo fuego, sin agua, incomunicados y sin luz…”

Acerca de las consecuencias que deja la catástrofe no sólo para los bienes comunes sino para la vida en comunidad, remataron: “Ahora empieza la persecución. Ya apuntaron contra los sospechosos de siempre: los pueblos originarios. Todos somos sospechosos. Todos, menos los verdaderos responsables. Porque somos los sacrificables”.

 

Share