Ana María Bussi, sobrina de Allende:

“Salvador murió como vivió, combatiendo las desigualdades”

Share

Ilustración: Exequiel Della Penna

* Por Ana María Bussi, sobrina de Salvador Allende
Para La Garganta Poderosa

Me resulta increíble que ya se cumplan 46 años desde su muerte. Sin embargo, hoy, como cada día, lo sigo extrañando no sólo por el gran político que fue, sino también como pariente, como consejero, como amigo, como punto de referencia en mi vida, porque Salvador fue como un padre para mí. Estoy segura de que habría cambiado por completo el destino de Chile, ya que en vida hizo todo lo que pudo por el pueblo y nos dejó un legado inmenso: honestidad, humildad y la convicción de estar al servicio de la gente.

Dentro del hogar le gustaba escuchar las distintas opiniones y siempre nos pedía que fuésemos sinceros; quería conocer cada punto de vista sobre todo lo que hacía y nos repetía que nuestro discurso debía ajustarse a nuestra forma de vida. Aunque estuviera muy cansado, él estaba a disposición de estirarnos una mano. Sin duda, mi mejor período fue cuando trabajé como su secretaria personal desde 1969 a 1971, primero en Guardia Vieja y luego en la residencia presidencial de Tomás Moro. Esos años tuve la oportunidad de escucharlo diariamente y conocer a fondo lo que soñaba para Chile: llegar al socialismo por vías democráticas.

A pesar de su aspecto serio, se distinguía por un gran sentido del humor, era muy cariñoso y protector con toda la familia. Con mi hermana vivimos en su casa durante distintas épocas y nos cobijó mediante un cariño inmenso sin hacer distinción con sus hijas. Insisto, ¡fue realmente como un padre para nosotras!

En un contexto regional tan adverso, en Chile nos gobierna Sebastián Piñera que, junto con otros empresarios y partidos de la derecha como la Unión Demócrata Independiente (UDI), representa lo que mi tío luchó por eliminar o abolir. Porque Salvador murió combatiendo hasta el final, defendiendo su gobierno, sus ideales.

Y hoy, como toda su vida, estaría luchando por terminar con las grandes desigualdades.

Share