Frenéticas negociaciones

Un periplo de película para llevar a Evo Morales a salvo a México

Share

Evo Morales en la asunción de Lenin Moreno como presidente de Ecuador. Foto: @evoespueblo

Una compleja negociación entre las cancillerías fue necesaria para que Evo Morales pudiera salir sano y salvo de Bolivia, volar por diversos espacios aéreos de países de América Latina y dirigirse a México, tal como describió el canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

Estando en vuelo, Ecuador notificó que no les permitó sobrevolar espacio aéreo de ese país, “hubo que rodear aguas internacionales para no atravesar Ecuador. Eso demoró una hora más el vuelo. No esperaría yo más contratiempos”.

Antes de salir de Bolivia, el gobierno de Perú, vía cancillería, comunicó la suspensión del permiso para bajar en Lima a cargar combustible. “Eso hizo todo muy difícil porque en el aeropuerto había simpatizantes de Evo y en el interior del aeropuerto había elementos de las Fuerzas Armadas de Bolivia. Hubo que conseguir un plan B”.

“Hablamos con Paraguay, nos ayudó mucho el presidente electo de Argentina, porque él habló con el presidente de Paraguay por su lado. Nos permitieron recargar el combustible en Paraguay. Se volvió a hablar de nuevo con Bolivia, porque no nos iban a permitir salir, pudimos salir. Tuvimos que volver a llamar a Perú para que, al menos, nos dejaran usar el espacio aéreo. Nos autorizaron. Volvimos a hablar a Ecuador para recargar combustible en Guayaquil. Nos dijeron que si”.

En ese interín, Bolivia suspende la autorización para atravesar espacio aéreo para después de cargar combustible en Paraguay. Brasil les permitió entonces una ruta alternativa. Con todos esos permisos otorgados, despegó el avión “al filo de las dos horas hora de México. La última vicisitud es que hubo que rodear Ecuador porque no permitieron usar el espacio aéreo”.

“Fue un viaje por la política latinoamericana y cómo se toman las decisiones, y los riesgos que se corren”, sintetizó Ebrard.

Share