Cristina almorzó con las Madres de Plaza de Mayo antes de la ronda número 2.000

Share

Cristina Fernández visitó a las Madres antes de la ronda número 2.000 en la Plaza de Mayo.
Cristina Fernández visitó a las Madres antes de la ronda número 2.000 en la Plaza de Mayo.

Cristina Fernández almorzó este jueves en la sede de Madres de Plaza de Mayo, junto a la titular de la entidad, Hebe de Bonafini, y otras integrantes. Fue con motivo de celebrarse la ronda número 2.000 de las Madres en la Plaza de Mayo, un ritual que se inició durante el gobierno defacto del genocida Jorge Rafael Videla y nunca se cortó, a pesar del tiempo transcurrido y los avatares que debieron enfrentar los familiares de los desaparecidos en el contexto del plan de exterminio de la oposición política que encarnó la dictadura cívico militar imperante entre el ’76 y el ’83.

“Es un día demasiado feliz, me interesa hablar de Hebe”, esgrimió la ex presidente ante la prensa al ser consultada por los dichos del presidente Mauricio Macri respecto a la dictadura.

“No tengo idea de si fueron 30.000. Es un debate en el que no voy a entrar, si son 9.000 o 30.000, si son los que están anotados en un muro o si son más. Es una discusión que no tiene sentido”, sostuvo Macri ante la inquisitoria de una periodista extranjera. En la misma entrevista, el presidente calificó de “desquiciada” a la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo.

Cristina Fernández contó a la prensa que la requirió al salir de la sede de Madres su reacción ante el intento del juez federal Marcelo Martínez de Giorgi de detener a Hebe con la concurrencia de un pelotón de la Policía Federal mandado por la ministra de Seguridad de Macri, Patricia Bullrich, a la sede de la entidad que supo ganarse lauros en todo el mundo por su defensa irrestricta de los derechos humanos.

“Cuando pasó lo del jueves pasado, la llamé y le dije ‘Hebe, tené cuidado, por favor». Me dijo una cosa muy fuerte: «mira después que me llevaron a mis dos hijos y me dijeron que mi marido tenía cáncer y que se iba a morir, qué más me puede pasar en la vida peor que eso’. Es conmovedora, tiene una vitalidad única”, señaló la ex mandataria.

Al responder sobre la calidad de persona de Hebe, dijo: “Si tuviera que decirte qué es, es un ejemplo. Me acordaba de que en aquella época tan dura no se animó nadie más que ellas, porque todos teníamos miedo, otros serían cómplices o no sé”, completó.

La visita de Cristina a las Madres se produjo poco antes de la ronda número 2.000, en la Pirámide de la Plaza de Mayo, donde cada jueves, desde 1977, las madres reclaman por sus hijos secuestrados y desaparecidos durante la dictadura.

 

Share