La deuda impagable

Guzmán: “En el contexto del coronavirus, una mayor austeridad sería desestabilizante”

Share
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Martín Guzmán con su equipo de la cartera de Hacienda.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, defendió su política  para la deuda en una exposición internacional. Lo hizo por videoconferencia en un evento de la Universidad de Columbia, de Estados Unidos.

Dividió su presentación en dos partes: explicó la estrategia adoptada por el gobierno argentino para hacer frente al COVID 19- en el contexto de “una economía sumamente frágil”;  y repasó el proceso de resolución de la crisis de deuda en contexto de pandemia.

El ministro trazó un panorama de la situación de “grave fragilidad económica” derivada de la pandemia del COVID-19. “El brote epidémico encuentra a la Argentina en una de las recesiones más largas y profundas de su historia”, afirmó.

La deuda es “no financiable, inasequible e insostenible”, dijo y repasó los puntos centrales de la oferta presentada a los bonistas, que contempla 3 años de gracia, una quita de 5,4 por ciento sobre el capital adeudado (u$s 3600 millones) y una reducción de intereses del 62 por ciento, equivalente a 37.900 millones de dólares.

“Sin reestructuración de la deuda, el valor de la deuda del gobierno de Argentina se encontrará en una senda divergente”, advirtió el ministro.

“Es nuestra intención llegar a un acuerdo en común con nuestros acreedores”, sostuvo el titular del Palacio de Hacienda. Reveló que durante el proceso de negociación aún en marcha el Gobierno recibió “una única contraoferta”.

Sostuvo que “algunos acreedores han aceptado la oferta que hicimos y otros están tratando de alcanzar un acuerdo. Todavía tenemos tiempo, pero es vital restaurar la sostenibilidad de la deuda”.

El titular del Palacio de Hacienda también dejó en claro que “en el contexto del coronavirus, una mayor austeridad (como reclaman los acreedores) sería desestabilizante”.

Martín Guzmán en teleconferencia con la Universidad de Columbia.

El ministro destacó el apoyo de toda la Argentina al proceso de reestructuración de la deuda e hizo hincapié en el aval de los gobernadores, intendentes y el Congreso Nacional. “Es una política de Estado y es necesaria para que la Argentina tenga un futuro sostenible. Restaurar la sostenibilidad de la deuda es política de Estado y la Argentina está unida en este proceso”, afirmó.

La conferencia virtual, titulada “Argentina, entre el Covid-19 y la crisis de deuda soberana”, estuvo dirigida por Victoria Murillo, profesora de Ciencias Políticas del Instituto latinoamericano de esa casa de estudios, y contó con la participación del profesor y director del Centro para el Desarrollo Sustentable de la Universidad de Columbia, Jeffrey Sachs, y del profesor de Economía, Martín Uribe.

El costo de la pandemia

Guzmán se refirió a las medidas implementadas por el Gobierno para evitar la propagación del coronavirus. Resaltó la efectividad del aislamiento social y obligatorio dispuesto por el Gobierno, a la vez que remarcó el “gran costo” que esta decisión tuvo en términos económicos.

Focalizó sus argumentos en los principios a los que se ajustó la estrategia argentina para enfrentar la pandemia. “Proteger la salud y la vida humana es y debe seguir siendo prioridad número”, priorizó en su discurso el ministro. Y ahí nomás destacó la decisión del Gobierno de poner el foco en los sectores más vulnerables y en preservar el capital organizacional de las empresas.

Explicó las distintas políticas implementadas para enfrentar el impacto económico del COVID-19. Entre ellas, el Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que, según dijo, evitó una caída transitoria de “2.1 millones de personas en la pobreza y 2.7 millones en la indigencia”, y el refuerzo a la seguridad social.

Recordó que “tuvimos que implementar todas estas políticas al mismo tiempo, en un contexto de reestructuración de la deuda y sin acceso a los mercados, pero las medidas demostraron ser efectivas”.

Share