Opinión

¿Por qué Rajoy, Rivera y el rey de España apoyaron a Macri?

Share

Macri y Rajoy, durante la primera visita a España del presidente argentino, en 2017. Foto: REUTERS
Por Angel Cappa
Las medidas económicas del gobierno de Mauricio Macri en Argentina han sido devastadoras: endeudaron al país por 100 años y entregaron prácticamente la soberanía al Fondo Monetario Internacional. Incrementaron la pobreza hasta el 41% de la población, que incluye la pérdida de derechos y servicios básicos. El transporte público aumentó las tarifas en un 100%, el agua y gas en más del 300%, la luz en un 500%, las medicinas un 50%. La desocupación creció hasta superar el 10%, cosa que no ocurría desde hace muchos años. Hay que agregar el desmantelamiento casi total de la industria y la desaparición a gran escala de las pequeñas empresas. Y para completar la idea de esta catástrofe, hay que mencionar que el riesgo país subió hasta superar los 2.000 puntos. Un auténtico desastre. A tal punto que el nobel de economía, Paul Krugman, dijo que está tratando de entender semejante desastre.

Se trata de la aplicación disciplinada de las normas neoliberales dictadas por el FMI y otros organismos financieros internacionales. No es la primera vez que ocurre en Argentina e igual que en las ocasiones anteriores el ciclo termina con una hecatombe generalizada.Rajoy en su momento y Rivera tiempo después destacaron la “eficacia” de esas medidas económicas y elogiaron el rumbo que había tomado el macrismo para superar “populismos” anteriores.

No hace mucho Felipe VI –en su última visita a Buenos Aires- rompió el molde de prudencia que los reyes tenían para opinar de otras cuestiones que excedieran el protocolo y apoyó explícitamente las medidas económicas del Gobierno de Macri que, según él, habían puesto al país en el rumbo adecuado.

Es muy difícil entender y más aún aceptar esos elogios ante un panorama tan extremadamente desolador. Peor aún si se tienen en cuenta las consecuencias terribles y hasta trágicas en muchos sentidos, que esas medidas tuvieron en la clase trabajadora y amplios sectores populares.

Aun entendiendo las similitudes ideológicas, es inevitable la pregunta ¿por qué ese apoyo a un Gobierno tan espantoso?

Entonces aparecen las mas de 300 empresas españolas que operan en Argentina, incluidas 16 de las del Ibex 35. Precisamente entre los escasos beneficiarios de ese desbarajuste macrista figuran las empresas multinacionales para las cuales no hay restricciones de ninguna naturaleza. Es decir, el apoyo de Rajoy, Rivera y el rey Felipe VI tiene como referencia el beneficio económico de las empresas españolas. No considera, por supuesto, el sufrimiento de la mayoría del pueblo argentino. Los derechos humanos se reservan única y exclusivamente para Venezuela, donde los negocios de esas empresas no resultaron tan beneficiosos en los primeros tiempos de la revolución bolivariana.

Lo que vendrá

Alberto Fernández, todavía ni siquiera presidente electo pero casi con toda seguridad futuro presidente de Argentina junto a Cristina Fernández, estuvo en España para, entre otras cosas, reunirse con empresarios y políticos españoles y dejarles la tranquilidad de que no habrá cambios radicales. Algo tendrá que cambiar al principio, naturalmente, para llevar un alivio a la gente duramente castigada por el macrismo. Al menos una pausa que reponga a los sectores populares y les permita algo de esperanza.

Los medios españoles que califican al kirchnerismo como un peronismo de izquierda tratando de demostrar sus intenciones maléficas, irán modificando esos calificativos tremendistas a medida que los futuros mandatarios prometan no tocar sus bolsillos.

¿Pero es el kirchnerismo un partido peronista de izquierda?

Como es sabido el peronismo que fue en sus inicios –a mediados de los años 40- un movimiento nacional y popular, que tenía su epicentro en la clase obrera y sus enemigos en la oligarquía autóctona, abarcaba un amplio abanico ideológico: desde John W. Cooke en la izquierda, hasta el profundo anticomunista Jorge D. Paladino, incluida una fuerte y tenebrosa burocracia sindical. Perón iba manejando las prioridades según las circunstancias y las situaciones políticas. Nunca se declaró de izquierda. En todo caso alentaba la tercera vía. Ni yanquis ni marxistas, era la consigna finalmente más representativa.

Para no abundar en detalles de sobra conocidos, digamos que con el tiempo y sobre todo después de la vuelta de Perón a la Argentina en 1974 cuando se volcó decididamente a la derecha, despreciando y hasta reprimiendo violentamente a los sectores izquierdistas (no solo a los Montoneros), el peronismo perdió totalmente su significado y todo el mundo fue peronista para ganarse los votos de la mayoría. Hasta el mismo Macri descubrió un busto de Perón, hace unos años, junto al sindicalista Moyano.

El kirchnerismo es uno de los tantos partidos que se proclaman peronista. Pero de ninguna manera de izquierda. El mismo Néstor Kirchner lo dejó claro más de una vez. “Nosotros no somos de izquierda” ha dicho en varias oportunidades.

Por su parte Cristina Fernández cuando fue presidenta dijo que su objetivo era lograr un “capitalismo serio”. Es decir un capitalismo que, en todo caso, reparta mejor la riqueza.

Alberto Fernández, en tanto, que alguna vez estuvo en una lista electoral con Domingo Cavallo, un economista de la ortodoxia neoliberal, y que se enfrentó a Cristina Fernández cuando la expresidenta trató de aplicar un impuesto a las exportaciones agrícolas, se autodefine como un político pragmático. También estuvo en contra de la ley de medios que propiciaron los Kirchner, para derogar la decretada por la dictadura militar.

Es decir, y para resumir, de ninguna manera puede entenderse al kirchnerismo desde la izquierda. Y tampoco suponer que afectará seriamente los intereses del poder económico. El futuro presidente, los miembros de su futuro equipo económico, la misma Cristina Fernández, no se cansan de anunciar que piensan pagar hasta el último céntimo al FMI y demás acreedores, sin quita alguna.

Entonces ¿por qué los medios españoles se empeñan en señalarlo como un partido peronista de izquierda?

La única respuesta que se me ocurre es que abren el paraguas antes de que llueva. Porque piensan que mas vale prevenir.

Son así de cuidadosos.

Share