En un cónclave por la unidad sindical, las facciones de la CGT acordaron reclamarle a Macri un bono de $5.000 por decreto

Share

cgt

Con la presencia de los líderes de las tres CGT -Hugo Moyano, Luis Barrionuevo y Antonio Caló- se desarrolló este viernes un encuentro con dirigentes de más de un centenar de organizaciones gremiales del país con la intención de avanzar en un acuerdo para la unificación del movimiento obrero.

El cónclave tuvo lugar en la CGT Azopardo, que conduce Moyano. En principio, los líderes de las facciones que intentan la unidad acordaron por unanimidad reclamarle al presidente Mauricio Macri que imponga por decreto el pago de un bono de fin año de $5.000 para los trabajadores. Ese planteo se ampara fundamentalmente en el impacto sobre el salario de las medidas económicas adoptadas por la administración macrista en el amanecer de su gestión.

“Es un pedido que hizo la CGT, le mandamos una nota al ministro de trabajo, Jorge Triaca. El aumento de mercadería, de carne, de pan y otros productos afectó a los trabajadores. Creemos que merecemos un bono navideño. No lo hablamos con Macri, pero con el levantamiento del cepo entendimos que necesitamos el bono para pasar las fiestas lo mejor posible y después discutir las paritarias del próximo año”, argumentó Caló, líder de la UOM y de la CGT oficial.

La unidad como meta

Aunque los rumores sobre un posible acuerdo para la unificación de la CGT existen desde hace meses, la reunión de las facciones en disputa para intentar saldar las causas de las divisiones se produjo este viernes, mientras cobran vida las primeras medidas del plan económico del macrismo. En teoría, la devaluación, los recortes de subsidios a los servicios y la eliminación de las retenciones a las exportaciones del campo, salvo para la soja, conllevan efectos con potencial para esmerilar el poder adquisitivo de los asalariados.

“En los momentos especiales, el sindicalismo está unido”, proclamó el jefe de la central anfitriona en el discurso de apertura del concurrido plenario sindical de este viernes.

“Tenemos 140 organizaciones presentes y el objetivo de esta reunión es la unidad del movimiento obrero”, enfatizó Moyano en el Salón Felipe Vallese del histórico edificio de la CGT ubicado en Azopardo 802, de la Ciudad de Buenos Aires.

A renglón seguido, Moyano le cargó la culpa por la situación al kirchnerismo y garantizó que “todos los trabajadores estamos comprometidos en contribuir” con el nuevo gobierno porque “el país necesitaba salir del estancamiento en el que estaba”.

Sobre la discusión salarial que se avecina en todos los ámbitos de la economía formal, Moyano expresó: “Esperemos que el cepo no se le ponga a las paritarias. Al gobierno lo respetamos, pero eso no quiere decir que dejemos de defender a los trabajadores”.

 

Share