Elecciones 2019

Adónde están los votos que necesita el futuro gobernador de Mendoza

Share

Siete puntos le sacó Cambia Mendoza a Elegí.

Al final del escrutinio, el Frente Cambia Mendoza le ganó 43 a 36 al Frente Elegí en las PASO. Con esa diferencia empieza la carrera hacia el 29 de septiembre, no obstante, unos y otros deben consolidar el caudal del frente superada la pelea interna.

El cornejismo, con Rodolfo Suarez como candidato, tiene que mantener 12,15 puntos de Omar De Marchi y 1,28 de Fernando Armanague. Y Anabel Fernández Sagasti, al frente del peronismo, tiene que fidelizar los 17,31 puntos de Alejandro Bermejo.

Por esas variables pasan las estrategias que el oficialismo y la oposición dibujan a poco de pasada la contienda inicial  por la gobernación.

Tienen que convencer a las facciones internas sin descuidar el tejido de una manta que arrope a la mayor cantidad de votantes del resto de la oposición, como a los que no fueron a votar en las PASO.

Las generales las gana el que saca más votos, sin piso. Cuarenta y tres a 36. El escenario aparece complejo para el kirchnerismo, ubicado al frente del PJ provincial por las urnas, por más que la diferencia, de siete puntos, no sea irreversible matemáticamente.

Fernández Sagasti necesita siete puntos más después de sumar todos los de Bermejo. Ya empezó este martes la estrategia con una foto pública con el precandidato vencido el domingo.

Dos más dos en política no es cuatro, como en matemáticas. Y eso sin considerar que Suarez pueda sumar más allá del universo de la alianza de los radicales con el Pro, de Mauricio Macri.

La polarización fue alta en las PASO. Ocho de cada diez votantes eligieron a los dos frentes más votados. Entre el resto, Protectora sacó siete de cada cien votos. La fuerza liderada por el indescifrable José Luis Ramón, El Frazada, tiene margen para salir a pelear con el kirchnerismo por una porción de los votos que sacó Bermejo. Al mismo tiempo que Anabel Sagasti tiene margen para entrarle a la base de Ramón con el discurso del voto útil.

El frente oficialista terciará en la conquista de los votos del bando peronista derrotado en las PASO. En el nicho de voto peronista con pánico al kirchnernismo incursionará el cornejismo. Suarez corre con una ventaja: los votantes de De Marchi no tienen alternativa a su candidatura.

En el último lugar entre los candidatos que pasaron a las generales aparece Noelia Barbeito, del FIT, quien tiene que salir a buscar al menos el doble del caudal del domingo hasta las generales. Esto, para que el FIT no pierda tropa legislativa.

Share