Proyecto de ley

Con el argumento del ahorro, ahora el oficialismo quiere eliminar las PASO

Share

Tres legisladores de Mendoza elaboraron un proyecto de ley a pedido de Cornejo para eliminar las PASO en las categorías donde no haya competencia interna, como las presidenciales que se avecinan. En teoría, para eliminar el gasto de las elecciones, pero en un contexto de ruinosa economía e incertidumbre electoral, las segundas lecturas se multiplican como hongos después de la lluvia.

Pamela Verassay, Claudia Najul y Luis Petri son quienes ponen la firma a la iniciativa, fogoneada por figuras tangentes del oficialismo y que necesitaría que ambas cámaras lo aprobaran en el Congreso.

“Creo necesario revisar la utilidad de las PASO en estas elecciones. Es sensato suspenderlas en los cargos y provincias que no hay competencia interna. El Congreso debería trabajar en eso, para cuidar el dinero público que debe ser prioridad de una buena administración del Estado”, soltó Cornejo en Twitter.

Poco después trascendió la iniciativa de los tres legisladores radicales.

El secretario de Asuntos Políticos e Institucionales del Ministerio del Interior, Adrián Pérez, ya había planteado la necesidad de un reforma de las PASO a través de un gran acuerdo en el Congreso. Como las primarias se establecieron por ley (la 26.571, conocida como ley de democratización de la representación política, la transparencia y la equidad electoral) sólo pueden eliminarse con otra ley, y no por decreto.

Este proyecto no pretende bajo ningún punto de vista eliminar y/o limitar las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias, sino únicamente evitar el gasto y las implicancias que aquellas tienen cuando no se propongan más de una lista por categoría”, citan el texto en Infobae.

Primeras lecturas

Invitados por C5N, analistas brindaron sus primeras lecturas sobre el proyecto del oficialismo. “Es distractivo para que no se hable de otras cosas, como el desfinanciamiento de la justicia electoral”, sostuvo el periodista Martín Granovsky.

A su turno, Facundo Ne Jamkis, licenciado en Ciencias Políticas, señaló que “puede haber una intención de ganar tiempo porque es cierto que si bien no cambia la intención de voto, el presidente mejora el índice de confiabilidad con el paso del tiempo”.

Marcelo Leiras, sociólogo, postuló que “un pasí serio no cambia las reglas electorales sobre la marcha, hablar de estas cosas parece frívolo”.

 

 

 

Share