Desde adentro

De la bronca por el femicidio de Florencia a las llamas que quemaron la Legislatura

Share
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos

Ardió la mampostería de la Legislatura.

Si hay bronca, con una demostración de que se puede romper sin límite basta para que una marcha descarrile afuera de la traza pensada por quienes la diseñaron.

El femicidio de Florencia Romano, a sus 14 años, generó bronca, en cantidad. La marcha se desmadró. La variante más violenta halló un canal abierto para expresarse.

En la Legislatura quedaron las consecuencias más sensibles a la vista. El gobierno decidió dejar hacer hasta empezar a apagar las llamas, con el daño evidente en la mampostería.

Unas chicas no más de dos o tres años mayores que Florencia tiraban lo que encontraban contra la Legislatura, mientras ardían las llamas en los despachos lindantes con la Peatonal y la calle Patricias Mendocinas.

“El Estado es responsable”, proclamaba el grupo a la vez que insultaba a los bomberos que tiraban agua al fuego desde el interior del Palacio. En todo momento estaba la referencia a la desatención del  Estado de una denuncia de violencia de género, que de haberse atendido pudo evitar el horror que vivió la niña maipucina.

Un grupo reducido de chicas poco mayores que Florencia descargaron su bronca. Foto: Adriano Baldo / EXPLÍCITO

“El patriarcado es Estado”, gritaba una piba plantada frente a las llamas y el humo que empezaba a expandirse a medida que caía el agua de las mangueras antiincendios  del edificio. También tiraban de todo algunos pibes, y otros más grandes, que entraban y salían de la escena. Las chicas coparon la primera fila de la trinchera desde el principio. Estaban “por Florencia y contra la policía”.

Enfrente, la Plaza Independencia estaba despoblada. El grupo que se mantenía activo mientras se quemaba una parte de la mampostería de la Legislatura no superaba las 20 personas. Al rededor un número similar incentivaba con consignas.

Foto: Adriano Baldo / EXPLÍCITO

En el frente de la Legislatura se había consolidado una fogata que servía de fuente para expandir el incendio. Las chicas tiraban piedras desde que supieron que se podía. Alguien mostró el camino. Y se corrió, después.

En el interior del Palacio Legislativo había bomberos y policías. Ningún legislador. Las chicas que insultaban al calor del fuego estaban convencidas de que algunos representantes del pueblo sufrían el momento en vivo y en directo.

A unas calles de la Legislatura aguardaban pelotones de policías listos para actuar en caso de que se expandiera el grupo o el radio de acción. Un móvil de Tránsito de la Municipalidad cortaba el tránsito en Espejo y Patricias Mendocina.

Notas relacionadas

Una multitud pidió justicia por Florencia Romano en las calles de Mendoza

Organizaciones feministas pidieron la renuncia del jefe de la Policía y del ministro de Seguridad

 

Galería

Foto: Adriano Baldo / EXPLÍCITO
Foto: Adriano Baldo / EXPLÍCITO

 

Foto: Adriano Baldo / EXPLÍCITO

 

Foto: Adriano Baldo / EXPLÍCITO

 

Foto: Adriano Baldo / EXPLÍCITO

 

Foto: Adriano Baldo / EXPLÍCITO
Foto: Adriano Baldo / EXPLÍCITO

 

 

Share