En el inicio de la negociación salarial el Gobierno y el SUTE tienen una diferencia de $300 en la suba para el sueldo inicial

Share
En la puerta de la Subsecretaría de Trabajo, se hacen oír los delegados del SUTE. Foto: Twiter @rayosycenteyas (Maxi Quinteros).
En la puerta de la Subsecretaría de Trabajo, se hacen oír los delegados del SUTE. Foto: Twiter @rayosycenteyas (Maxi Quinteros).

 

El secretario general del SUTE, Javier Guevara, respondió con una amenaza de paro en el inicio del ciclo lectivo a la primera oferta de aumento salarial para los docentes que hizo el Gobierno en la mesa paritaria. La administración provincial ofertó un aumento del 20% y el gremio de los docentes mendocinos, que no blanqueó su apetencia en términos porcentuales, tiene como parámetro el 30% que pidió la federación nacional que nuclea a los sindicatos de la educación del país.

En concreto, la diferencia entre el ofrecimiento del Gobierno de Mendoza y el porcentaje que cierra a los fines políticos del SUTE es de alrededor de $300 para el sueldo inicial del maestro de primaria. Para llevar a la práctica la suba del 20% ofrecida, el Ministerio de Hacienda calculó que serán necesarios unos $900 millones en el año, mientras que para satisfacer el 30% que pidieron los docentes a nivel nacional y tomarán de referencia los dirigentes del SUTE, se necesitarían unos $450 millones más.

La paritaria docente de Mendoza está condicionada por la discusión que se lleva adelante a nivel nacional. Los sindicatos que nuclean a los docentes a nivel nacional iniciaron el 23 de enero las conversaciones paritarias para 2013 y pidieron una suba del salario inicial de 30,13%. Ese porcentaje se considera respecto a un salario inicial testigo de $2.800.

En Mendoza, en el inicio del ciclo lectivo 2012 se acordó que los docentes de primaria recién iniciados percibieran $3.000 de mínimo. Un 20% de aumento, llevaría ese monto testigo a $3.600, mientras que el 30% de referencia del pedido gremial a nivel nacional le daría $300 más a los docentes principiantes.

La negociación en Mendoza empezó en enero, aunque recién este lunes se produjo la primera oferta concreta por parte del Ejecutivo. La discusión, como es costumbre, se extenderá hasta el filo del inicio de clases sin demasiados movimientos por parte del Gobierno.

Las clases se inician en la provincia el 25 de febrero y, como es habitual, el gremio docente advirtió que si no le dan lo que pide hará paro. La discusión salarial de los maestros se enmarca en un año de elecciones de representantes en el SUTE, lo que presiona al oficialismo gremial a mostrarse más combativo que de costumbre.

 

Share