Subsidios y retenciones a petroleras

Gutiérrez salió a cruzar al gobierno de Macri por la política para Vaca Muerta

Share

Antes de brindar con periodistas, Gutiérrez se quejó por medidas para Vaca Muerta.

El gobernador neuquino, Omar Gutiérrez, pateó el tablero político de Vaca Muerta. Salió por los medios a plantarse abiertamente en contra de algunas medidas incorporadas por el gobierno de Mauricio Macri a la política para la explotación de la rica formación no convencional.

Lanzado a la campaña por la reelección -se definirá en las urnas el 10 de marzo-, Gutiérrez se despegó de la gestión nacional para Vaca Muerta, con la que comulgó desde que asumió la gobernación hasta ahora. Le endilgó haberse convertido en un problema para el desarrollo de las inversiones y la producción de hidrocarburos desde que puso en revisión el Plan Gas, que subsidia a las petroleras que avanzan en la producción no convencional, y gravó con retenciones a las exportaciones.

La postura del gobernador coincide con la de las petroleras que hacen negocios en Vaca Muerta. Los empresarios confrontan sus diferencias con la administración nacional en las sombras de la negociación mano a mano con los funcionarios. En los últimos días, los trascendidos como las versiones más certeras de fuentes bien informadas, que condicionan sus aportes a la prensa a que se les reserve la identidad, desnudaron conflictos que están en pleno desarrollo en la industria de los hidrocarburos.

Las dos disposiciones cuestionadas por Gutiérrez forman parte del paquete de medidas que diseñó la cartera de Hacienda, de Nicolás Dujovne, para cumplir con el ajuste contemplado entre las condiciones del salvataje financiero por más de 50 mil millones de dólares que otorgó el Fondo Monetario Internacional al país.

El gobernador defendió el plan original para Vaca Muerta, que fue consensuado por su gobierno y el de Macri con las petroleras y los sindicatos. Y consideró que la revisión de los subsidios y la imposición de retenciones “son nubarrones” sembrados en el cielo limpio de Vaca Muerta.

Gutiérrez hilvanó sus críticas y exigencias hacia el gobierno nacional durante una rueda de prensa organizada antes del brindis de fin de año que ofreció para los trabajadores de prensa. Le dedicó al tema un tercio de la conferencia, que se extendió por media hora.

“Hoy estamos reclamando que se aprueben todos los proyectos que evaluó la provincia”, enfatizó Gutiérrez después de describir que la provincia le dio aval a 17 proyectos para ser subsidiados en los términos de la resolución 46 de Energía, que incentiva la inversión en nuevos proyectos de gas en Vaca Muerta, pero “la Nación aprobó seis”. Esos seis son los que están cobrando desde principio de año un subsidio en torno a los 3,50 dólares por millón de BTU que inyectan a la red.

“Teníamos el horizonte limpio y aparecieron nubarrones”, graficó el efecto que le atribuye a la revisión del plan de subsidios al gas y a las retenciones a las exportaciones. “Estamos reclamando que los programas pendientes se aprueben antes de fin de año”, apuró el mandatario provincial al secretario de Energía, Javier  Iguacel, responsable operativo de la resolución 46, y al ministro Dujovne, quien tiene el poder de decisión sobre la caja.

“La otra nube son las retenciones a las exportaciones de petróleo. La cuenca neuquina no exporta petróleo, le pusieron retenciones antes de arrancar”, reclamó contra el otro frente abierto con el gobierno nacional. Blanqueó la guerra entre petroleras y refinadoras por la renta de los combustibles. Y dijo que para terminarla es necesario eliminar a compensar las retenciones a las ventas al exterior. “Voy a proponer el reintegro del impuesto”, anunció.

La dureza de las críticas al gobierno nacional contrastó con las referencias amables y elogiosas que habitualmente les dedica el mandatario neuquino al Presidente y sus funcionarios. No bien asumieron los cargos que ejercen, en diciembre de 2015, Gutiérrez y Macri comprobaron que los intereses de ambos sobre Vaca Muerta eran congruentes. Y, sobre esa base, experimentaron rápidamente un fuerte acercamiento político.

En esa instancia se incubó una alianza estratégica que, si bien mantuvo a Vaca Muerta en el centro, expandió el alcance temático de los acuerdos. Macri se aseguró un aliado en una silla de la mesa de los gobernadores que tenía potencial opositor. Gutiérrez cobró en gobernabilidad: tiene recursos y libertad de sobra para decidir el destino.

Share