Cristina declaró en el TOF 2

“Había que condenar a un gobierno para traer de vuelta al Fondo Monetario Internacional”

Share

Cristina Fernández saludó a simpatizantes que la alentaron afuera del tribunal.

La vicepresidenta electa Cristina Fernández de Kirchner declaró durante tres horas ante Tribunal Oral Federal 2 en la causa por la obra pública de Santa Cruz. Se declaró víctima de una persecución política en la que involucró a los estamentos judiciales.

“Había que condenar a un gobierno, porque había que traer de vuelta al Fondo Monetario Internacional. Y para poder hacerlo, había que convencer de que el que le había pagado, y había desendeudado, era un chorro”. En la definición del final de su declaración resumió el fin de los argumentos expuestos durante la audiencia.

El TOF 2 le negó la posibilidad de televisar su exposición, luego de varios pedidos en ese sentido. Terminado el trámite, la ex presidenta difundió un video de su paso por el tribunal.

 

“Nunca fui amiga de Lázaro Baez, pero no voy a tolerar que se diga que porque alguien es amigo de alguien hay que condenarlo. Eso pasaba en la dictadura, cuando te encontraban en una agenda y te metían en cana o te desaparecían”, enfatizó.

Consideró que los jueces del tribunal no tienen interés en sus argumentos. “Ya tienen tiene la condena escrita”, espetó. A la vez, sostuvo que los jueces integran “un tribunal de lawfare”. El término define el armado de causas por parte de la Justicia con apoyo mediático para influir en la política.

“A mí me absolvió la historia. Y a ustedes, seguramente los va a condenar la historia”, le dedicó a los jueces. Terminada su exposición decidió retirarse sin responder las preguntas del Tribunal, la Fiscalía y la querella.

Denunció que detrás de la causa estuvo el macrismo. “Fue un plan ideado por el gobierno saliente. Todo esto, el plan, fue ideado para una feroz, inédita, persecución contra quien fuera presidenta de la República durante dos períodos consecutivos por el voto popular”, aseguró.

“¿Preguntas? Preguntas tendrían que contestar ustedes, no yo. Gracias”, contestó cuando le plantearon esa alternativa. Luego emprendió la retirada de la sala.

La ex mandataria está procesada como supuesta jefa de una asociación ilícita en la causa en la que es juzgada junto al empresario detenido Lázaro Báez, a cuyas firmas, según la acusación, se habría direccionado el 80 por ciento de la obra pública de Santa Cruz durante el kirchnerismo.

El tribunal está integrado por Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu. La jueza sustituta es Adriana Paliotti, y el fiscal ante el Tribunal es Diego Luciani.

Share