Ganar sin votos

La Casa Rosada traslada a las elecciones de Río Negro la estrategia que usó en Neuquén

Share

La reelección de Weretilneck con su propio partido es la apuesta de Macri para evitar un triunfo kirchnerista en Río Negro.

El 7 de abril son las elecciones a gobernador de Río Negro. Si la Corte no se lo impide, Alberto Weretilneck irá por la re-reelección al frente de su propio partido de alcance provincial. Se enfrentará al kirchnerista Martín Soria, intendente de General Roca. El macrismo abandonó. La lista de Cambiemos lleva a la radical Lorena Matzen en la cabeza. La Casa Rosada dispondrá sus medios a favor del gobernador.

El  comando proselitista a cargo de la estrategia para la reelección de Mauricio Macri traspolará a Río Negro el modelo que probó en Neuquén: dejar que una fuerza provincial enfrente al kirchnerismo. La expectativa de los generales del comando, Marcos Peña y Jaime Durán Barba, es que Río Negro, como Neuquén, les permita vender como propia una victoria ajena contra el kirchnerismo. Cuentan con un gigantesco aparato de propaganda para hacerlo. Sólo necesitan que Weretilneck le gane a Soria,  como lo hizo Omar Gutiérrez en Neuquén con  el kirchnerista Ramón Rioseco.

Ganar sin votos. La estrategia de la Casa Rosada para las provincias en las que no tiene votos consiste en apropiarse del triunfo ajeno. Cuenta con un aparato de propaganda tan grande como el que se requiere en estos casos.

Caiga quien caiga

En Neuquén la estrategia macrista implicó una traición al caudillo radical Horacio “Pechi” Quiroga. El candidato a la gobernación de Cambiemos sacó 15 por ciento el domingo. Salió tercero a 25 puntos de Gutiérrez. Macri celebró para no dejar dudas sobre la traición.

Un operador de primera línea de Quiroga le dijo a este portal que el actual intendente de la ciudad consideraba que el pésimo resultado en las urnas se debió principalmente a la estrategia de los generales de Cambiemos, aunque el candidato derrotado en público asumiera toda la responsabilidad por la derrota aplastante. En octubre de 2017, la lista de diputados nacionales de Cambiemos ganó en Neuquén con más del 27 %.

Quiroga fue uno de los pocos radicales en promover la reelección de Macri en plena corrida cambiaria, el año pasado. Por eso, la traición fue más dolorosa. Al filo del inicio de la veda para el domingo el Pro le dio una clara señal de su postura. El diputado nacional macrista Leandro López salió a pedir el voto por Gutiérrez abiertamente en las redes sociales.

Ahora, la radical Matzen

En Río Negro, la Casa Rosada perfila la misma estrategia que desplegó en Neuquén. La víctima en este caso será la diputada nacional radical Lorena Matzen, quien va de gobernadora en la lista de Cambiemos. Sin ningún candidato propio con votos, el macrismo le dejó la lista de la alianza libre a la UCR. Al mismo tiempo, la Casa Rosada se puso a tejer a favor de la re-reelección de Weretilneck.

El ministro político de Macri, Rogelio Frigerio, le llevó apoyo de la Casa Rosada a Weretilneck en plena pelea judicial para ir por la re-reelección.

Las elecciones son en menos de cuatro semanas. La candidatura de Weretilneck está atada a una decisión de la Corte Suprema. El mandatario gobierna la provincia desde enero de 2012, luego de ir de vicegobernador en la fórmula que triunfó en el 25 de septiembre de 2011. Heredó la gobernación de Carlos Soria, quien fue asesinado por su esposa, Susana Freydoz, a días de asumir el cargo.

Su candidatura para el 7 de abril fue cuestionada en la Justicia por “inconstitucional”. Esto debido a que la Constitución provincial impide tres mandatos consecutivos. Weretilneck esgrimió que va por su segundo mandato seguido, al considerar que el primero no fue propio.

La candidatura de Weretilneck depende de la decisión de la Corte. La Casa Rosada le prende velas a la venia del máximo tribunal. Los trascendidos del ámbito judicial indican que el gobernador será candidato.

El escenario

Si consigue el pase de la Justicia, Weretilneck se enfrentará al kirchnerista Martín Soria, intendente de Roca. Se trata de uno de los hijos del Gringo Soria, de quien el actual gobernador heredó el cargo.

Soria es militante del peronismo de toda la vida. Desde 2015 integra el círculo kirchnerista dentro del escenario nacional del peronismo, con María Emilia Soria, una de sus hermanas, como ariete en el Congreso de la Nación.

Martín Soria peleará la gobernación rionegrina por el kirchnerismo, mientras María Emilia Soría se lanzó por la intendencia de General Roca.

Sin Weretilneck entre los candidatos, la victoria de Soria en las elecciones provinciales de este año aparecía como un hecho. Con el gobernador en carrera, se anticipa una pelea dura.

En 2017, María Emilia Soria a la cabeza de la lista de diputados nacionales del Frente para la Victoria obtuvo el 49,3% de los votos, para convalidar un triunfo aplastante contra Cambiemos, que postuló a Matzen en primer término. Entonces, Weretilneck retiró su lista de diputados después de un resultado indecoroso en las PASO. Con eso, posibilitó que la lista de Cambiemos superara el 30% en las generales.

Con ese antecedente, esta vez, Weretilneck defenderá la postura antikirchnerista asumida como propia por la Casa Rosada. Si bien existen aún algunas dudas respecto a la legalidad de la candidatura del gobernador, el escenario está planteado con el en carrera.

Share