Financia el Estado

Rocca y Mindlin son los candidatos a quedarse con el gasoducto de Vaca Muerta

Share
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

Los magnates Marcelo Mindlin y Paolo Rocca.

Las empresas constructoras de Paolo Rocca y Marcelo Mindlin, dos de los magnates más poderosos del país, son las mejores posicionadas para quedarse con el contrato para hacer el gasoducto de Vaca Muerta, que impulsa el gobierno nacional con financiamiento del Estado. Alberto Fernández viajó al yacimiento Loma Campana, de YPF, para anunciar el llamado a licitación de la obra.

Antes de conocerse las condiciones del concurso para la construcción de la primera etapa, las empresas Techint Ingeniería y Construcción, de Rocca, y Sacde, del grupo de Mindlin y el inglés Joe Lewis, aparecen con las mejores chances de hacerse con el contrato.

Las dos integran conglomerados de empresas que también tienen compañías petroleras con operaciones en Vaca Muerta. El grupo de Rocca controla Tecpetrol y el de Mindlin, Pampa Energía.

El gasoducto de Vaca Muerta volvió al centro de la escena nacional, del que fue protagonista durante un tramo de la presidencia de Mauricio Macri, pero se lo llevó puesto la apatía de los empresarios para invertir y la corrida empujada por los financistas de la primera mitad de la gestión de Cambiemos liderados por el JP Morgan.

La reconfiguración del mercado global de las fuentes energéticas provocada por la invasión de Rusia a Ucrania revalorizó el potencial de la formación neuquina para sustituir las importaciones y exportar los excedentes.

Rocca ya tiene una tajada

Tenaris Siat S.A., otra empresa del conglomerado de Rocca, ya se quedó con la provisión de los caños para el gasoducto, por 567 millones de dólares, en una licitación sin oponentes.

En ese caso, no había ninguna empresa nacional con capacidad para competir con la subsidiaria del Grupo Techint y ninguna compañía internacional se interesó por el contrato.

La compañía del grupo Techint produce caños sin costura para la industria petrolera de todo el mundo. En su ámbito es de las empresas líderes a nivel global.

La empresa de los Macri

Sociedad Argentina de Construcción y Desarrollo Estratégico (Sacde) es el nombre que le pusieron los nuevos dueños a la empresa Iecsa S.A., la constructora fundada el 11 de octubre de 1977 por Franco Macri como parte del holding controlado por la familia Macri.

En 2007, Mauricio Macri transfirió la empresa a su primo Ángelo Calcaterra en una operación cuestionada por el patriarca de la familia Macri. Franco acusó a sus hijos de robarse la empresa en una entrevista con Gabriela Cerruti para el libro El Pibe.

Calcaterra, sobrino de Franco Macri, tomó la empresa junto a un grupo empresarial llamado ODS, asociado al Grupo Ghella de Italia y Odebrecht de Brasil.

En 2017, con Mauricio Macri instalado en la Presidencia con los analistas augurándole la reelección, Calcaterra anunció la venta de Iecsa al grupo de Mindlin y Lewis, aunque el fiscal Franco Picardi denunció que en realidad Calcaterra no se había apartado de la constructora. La compañía quedó a cargo de Damián Mindlin, hermano de Marcelo.

El gasoducto

El proyecto del gobierno nacional contempla la construcción de un gasoducto desde Tratayén, en Neuquén, hasta las inmediaciones de San Jerónimo, en el Sur de Santa Fe, en dos etapas. La primera, que es la que está en proceso de licitación, prevé la conexión entre la localidad neuquina y la bonaerense Salliqueló, a unos 550 kilómetros, con una inversión que supera los 1500 millones de dólares.

Se espera la presentación de ofertas para el 20 de mayo, la adjudicación de obras para el 15 de junio y el inicio de obras en septiembre. El 31 de mayo del año que viene se empezaría a enviar gas por el nuevo caño si todo sale como quiere el gobierno.

Share