En Buenos Aires

Se reúne el Grupo de Puebla para impulsar la integración latinoamericana

Share

Con el presidente electo, Alberto Fernández, como anfitrión, el II encuentro del “Grupo de Puebla” comenzó este sábado en Buenos Aires y se extenderá hasta el domingo, bajo el lema “El cambio es el progresismo”.

Dilma Rousseff (Brasil), José “Pepe” Mujica (Uruguay), Fernando Lugo (Paraguay), Ernesto Samper (Colombia), Álvaro García Linera (vicepresidente de Bolivia), José Luis Rodríguez Zapatero (ex presidente de España) y Daniel Martínez (candidato del Frente Amplio que competirá en el balotaje en Uruguay) son algunas de las figuras internacionales presentes.

La liberación de Lula este viernes fue saludad por cada uno de los que intervino en la mesa de apertura.

Lula en libertad: “No encarcelaron a un hombre, quisieron matar una idea”

Ernesto Samper, en el inicio, dio un potente discurso por la integración de los países de América Latina: “Frente a las amenazas hay dos caminos, o nos integramos más o nos desintegramos definitivamente. Pero cada quién habla de una integración diferente. Hay dos formas de integración: la comercial, los tratados de libre comercio. Los tratados de libre comercio son como los negocios que le proponía una la gallina a un cerdo para poner un negocio de huevos fritos con tocino. A nosotros nos toca la peor parte. Pero sí estamos con la integración regional, que es distinto. La integración y las posibilidades de desarrollo no están afuera, sino aquí adentro con colectividad, con desarrollo de infraestructura. Para esa integración necesitamos una carta de navegación, y es la agenda progresista”.

La inclusión social, agregar valor para superar el modelo extractivista y construcción de ciudadanía son las tres claves en las que debe basarse esa agenda, dice Samper. Regionalismo abierto en lo económico, e integración política en los regional. ·Tenemos que desideologizar las relaciones regionales, y politizarlas. Tenemos que hablar de los temas políticos que nos unen”.

Alberto Fernández celebró la libertad de Lula: “Nunca debemos dudar de estar al lado de quienes padecen una injusticia. En Argentina tenemos un ejemplo enorme de lo que es luchar sin especular. Está allí sentada con un pañuelo blanco”, sostuvo, señalando a Hebe de Bonafini, en primera fila.

El presidente electo cerró el penal que compartió con los expresidentes de Colombia y Brasil, Ernesto Samper y Dilma Rousseff, respectivamente, y el exministro de Educación brasileño Aloizio Mercadente.

Noticia en desarrollo

Share