La policía baleó a un campesino de Jocolí que defendía su tierra de una corporación extranjera

Share

Policías a pedido de la empresa española Argenceres -que intenta expandir en Mendoza su negocio vitivinícola y olivícola- balearon este viernes a Pablo Sarmiento, miembro del Movimento Nacional de Campesinos Indígenas (MNCI), y detuvieron a dos puesteros, denunció ese movimiento indígena en sede judicial.

Fue en Jocolí Norte, cuando junto a otros miembros de la comunidad intentaba frenar la construcción de un alambrado en sus tierras por parte la empresa española Argenceres – Elaia S.A., “ya que cuentan con una sentencia judicial a favor de la familia campesina Sarmiento que les reconoce la posesión y una medida precautoria de no innovar”, indicó el MNCI.

Sarmiento está fuera de peligro, “con 9 agujeros en la pierna”, señaló Lena Mozas, del MNCI, a EXPLÍCITO, sobre la evolución de Sarmiento, que es hijo de José celestino Sarmiento, quien se instaló en esa zona en el año 1944, y en ese campo se criaron sus hijos, entre otros José, Pablo, Juan y Martín. Fueron instalando viviendas en distintos puntos del campo para facilitar el manejo de los animales y los cuidados de las mejoras que se fueron haciendo. Represas, corrales, aguadas, entre otros. Al morir los padres quien quedo en la casa paterna fue José hijo, quien falleció, y desde entonces ese punto del campo ( que siempre fue lugar de parada de los arrieros y animales) es cuidado por distintos miembros de la familia.

En mayo de 2011, la empresa Argenceres S.A de la cual el español Antonio José Marchal es presidente -a su vez hay varias empresas mas con sellos locales que le pertenecen- avanz+o sobre los terrenos y corrió su límite hacia el campo de los campesinos. Los campesinos hicieron varias denuncias en la policía de la cual hay constancias, asegura el MNCI.

Este viernes la policía baleó a Sarmiento, quien estaba en el lugar “con una carpa provisoria, parte de su familia y puesteros con sus caballos y sus perros. La policía los provocó y les pedía que se pusieran del otro lado del alambrado, algo que no querían hacer porque es invadir el terreno de la empresa, y después de eso abrieron fuego contra el compañero”, detalló Mozas.

Esta integrante del MNCI agregó que del operativo “participaron cuatro policías, tres encargados de la finca con filmadoras y cámaras de fotos. Buscaban armas y los puesteros sólo tenían sus cuchillos, se sabe que el hombre de campo lleva siempre cuchillos, debe pararse a comer en donde lo encuentre el día. Los detuvieron por averiguación de antecedentes y a la noche los soltaron”.

Mozas agregó que “la policía hizo circular la versión de que ellos estaban en motos robadas, pero en verdad la misma policía les secuestró ayer los caballos en los que se movían y sus perros, elementos fundamentales de trabajo de un puestero. Los fueron a buscar esta mañana (por este sábado) y los caballos estaban en el corralón municipal todos heridos”.

 

 

Argenceres, holding empresarial español propiedad de la familia Marchal Puchol

“Argenceres es una empresa hispano-argentina creada en 2004 por la iniciativa de la familia Marchal Puchol y que ha desarrollado desde entonces más de 3.400 hectáreas de olivar y 120 hectáreas de viñedo, todo en campos de su propiedad, que abarcan actualmente una superficie cercana a las 50.000 hectáreas”, se presenta a sí misma la empresa en conflicto con los campesinos lavallinos en su página web.

En el relato empresarial de su expansión, hablan de la zona en disputa con la familia Sarmiento, precisamente como “zona Sarmiento”: “Las primeras plantaciones se acometieron en San Rafael, provincia de Mendoza. Posteriormente, al apreciar el inmenso potencial para el cultivo del olivar que se daba en la zona de Sarmiento, situada entre las provincias de Mendoza y San Juan, se adquirieron diversos campos en esta zona y se acometieron las plantaciones. Actualmente, la zona de Sarmiento ya supone el cincuenta por ciento de las plantaciones del proyecto, y es la zona en la que se desarrollará la expansión futura del mismo”.

Y sigue: “El proyecto Argenceres se complementa con otras producciones agrícolas como frutales, pistacho y nogales, junto a explotaciones ganaderas y cinegéticas en La Pampa”.

La empresa Argenceres- Elaia, como resume el Movimiento Campesino, “lleva años usurpando tierras, hecho que venimos denunciando desde hace años, teniendo como único argumento de la violencia y el atropello de las familias campesinas que habitan ancestralmente el territorio”.

En el 2011 esta empresa “volteó la casa de la familia Sarmiento y alambró un sector del campo, a partir de ahí se inició un juicio que dio sentencia a favor de la familia Sarmiento por la posesión del campo en diciembre de 2015”, agrega el MNCI.

Recientemente y ante los reiterados atropellos, la Justicia volvió a emitir una medida precautoria contra la empresa Argenceres “donde la obliga a abstenerse de ingresar y realizar acciones al campo en conflicto. Lejos de hacerlo, la empresa redobló sus intentos de usurpación contratando policías armados para custodiar sus acciones, hechos que fueron denunciados reiteradamente por la UST-MNCI”, sostienen los campesinos.

La empresa, sus abogados, la Subcomisaría de Jocolí, la Fiscalía de Instrucción nº 16 de delitos complejos y la Fiscalía de Lavalle están notificados de las sentencias judiciales a favor de la familia Sarmiento.

“Las comunidades campesinas nucleadas en la UST-MNCI llevamos años de lucha resistiendo los atropellos del Agronegocio, de sus sicarios y de una legislación que continúa poniendo al capital y al dinero por delante de la vida humana”, cerraron los lavallinos.

Share