Una multitud marchó desde San Cayetano hasta la Plaza de Mayo contra la desocupación creciente

Share

Una movilización de organizaciones políticas y sociales se produjo este domingo en consonancia con la celebración católica de San Cayetano.
Una movilización de organizaciones políticas y sociales se produjo este domingo en consonancia con la celebración católica de San Cayetano.

Una multitud de decenas de miles de personas marchó este domingo desde el santuario de San Cayetano, de Liniers, hacia la Plaza de Mayo, donde realizaron un acto en consonancia con la celebración católica del santo del pan y el trabajo.

La marcha fue convocada por la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular ( CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie. Confluyeron en la marcha de protesta más de 50 mil personas, que ingresaron desde el Oeste al microcentro porteño.

Entre los participantes en la manifestación se contaron dirigentes de la CGT y las CTA, del Movimiento Evita y de la Fundación La Alameda, entre otras organizaciones sociales, políticas y sindicales.

La marcha para pedir trabajo en el Día de San Cayetano se produjo a la par del registro de una inflación récord, una tasa creciente de despidos y aumentos siderales de las tarifas de servicios públicos. El jueves por esta última causa hubo un “ruidazo” en distintas ciudades del país.

Daniel Menéndez, coordinador nacional de Barrios de Pie, consideró sobre los motivos para protestar contra la política de Mauricio Macri: “Inmediatamente sacaron retenciones al campo y las mineras, y tardaron dos meses para devolverles $300 de IVA a los más humilde. Esta plaza es la contracara del acto de la Rural. Planteamos llamar a un comité de crisis y la declaración de la emergencia social. De no tener respuestas, convocaremos a una gran marcha federal”.

Gildo Onorato, secretario de Políticas Sociales de la CTEP, dijo a Télam que la convocatoria tuvo como principal objetivo “visibilizar el sector informal que agrupa unas cinco millones de personas en todo el país, a lo que se suman ahora los reclamos por despidos y la lucha contra el hambre”.

El dirigente marcó diferencias entre la manifestación de este domingo y las “del 24 de febrero con el paro nacional de ATE y del 29 de abril donde las cinco centrales se pronunciaron contra los despidos. En esta oportunidad, por primera vez se pone en agenda el reclamo de los compañeros más vulnerables, los desprotegidos que no están incluidos en el sector formal”.

Onorato apuntó que este segmento “sufrió un profundo deterioro en todas la variables de la informalidad, sector que creció del 32 por ciento al 40 por ciento en la actualidad”, a lo que “se suma el cierre de mercados y locales barriales como las panaderías y carnicerías que son electro dependiente, los clubes de barrio, y el faltante de comida en la mesa de la familia que produce un profundo mal, disgregando la familia”.

El dirigente advirtió que “cuando el Estado abandona con sus políticas sociales el territorio, lo que gana espacio es el narcotráfico, el delito, los sectores corruptos de las fuerzas de seguridad que estigmatizan a los chicos pobres. En este sentido se está observando una profundización de los casos de violencia institucional”.

Monseñor Jorge Lozano, presidente de la Comisión Episcopal de la Pastoral Social de la Iglesia, coincidió con el panorama trazado por la CTEP. “La clase media más pobre está en el límite de subsistir con salarios atrasados”, consideró el obispo de Gualeguaychú y advirtió sobre “los altos índices de desocupación”.

La manifestación contra la política del macrismo confluyó en la Plaza de Mayo. El palco para la dirigencia convocante se ubicó en la Pirámide de Mayo. Hubo discursos de Esteban Castro (CTEP); Daniel Menéndez (Barrios de Pie); y Amancay ‘Chiquito’ Ardura (CCC). Al final hubo presentaciones artísticas.

 

Share