En Plaza de Mayo

Banderazo del macrismo: bolsas mortuorias, negación del virus y repudio a la vacunación VIP

Share

 

Manifestantes convocados por dirigentes de la oposición marcharon en rechazo a las vacunaciones contra el coronavirus fuera de protocolo en varias ciudades del país y Plaza de Mayo, donde colgaron bolsas simulando contener cadáveres con nombres de dirigentes del oficialismo y referentes de Derechos Humanos como Estela de Carlotto.

“La forma de manifestarse en democracia no puede ser exhibir frente a la Casa Rosada bolsas mortuorias con nombres de dirigentes políticos”, advirtió el jefe de Estado en Twitter, y manifestó que “esta acción lamentable solo demuestra cómo muchos opositores conciben la República”.

El Presidente pidió: “No callemos ante semejante acto de barbarie”,mientras que el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, escribió en la misma red social que “es peligroso para nuestra democracia que sectores de la oposición insistan en profundizar los discursos de odio” y preguntó: “¿Es odio lo único que tienen para ofrecerle a la sociedad?”.

También el Twitter el ministro de Defensa, Agustín Rossi, sumó su repudio ante “la violencia de la derecha presente” y calificó el hecho de “inadmisible” y como una “negación explícita de la democracia”.

Su par de Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, replicó el tuit del Presidente, y el viceministro de Salud bonaerense Nicolás Kreplak condenó el hecho.

La convocatoria a la marcha fue realizada por dirigentes de Juntos por el Cambio, que en declaraciones a medios de comunicación y redes sociales respaldaron la protesta.

Entre ellos, convocaron la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, y la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, mientras el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, si bien no fue uno de los convocantes al llamado a la marcha, terminó sumándose luego a la movilización realizada en Mendoza.

La marcha también fue difundida en redes sociales con el hashtag #27F y #27FYoVoy, mientras que otros sectores, como Republicanos Unidos, integrado por Ricardo López Murphy, Yamil Santoro y Darío Lopérfido, se sumaron a la convocatoria.

La organización Jóvenes Republicanos, que en su cuenta de Twitter se presenta como “la juventud de Unión Republicana”, se adjudicó en esa red social la instalación de las bolsas simulando ser mortuorias frente a las rejas que rodean a la Casa de Gobierno, y afirmaron que se trató de “un pequeño recordatorio de todas las vidas que se perdieron” por la vacunación que cuestionaron.

Los manifestantes se concentraron a las 17 en la Plaza de Mayo con banderas argentinas y carteles con consignas como “No al comunismo” y “Basta de mantener vagos”.

Desde allí, un hombre expresó en declaraciones a la prensa que “el que haya cometido alguna avivada con la vacuna, tiene que irse” y afirmó que “lo que han hecho con la vacuna muestra que ellos son así, es la esencia de ellos”.

Por su parte, el expresidente Mauricio Macri escribió en su cuenta de Twitter: “Emocionado y contento de ver cómo una vez más los argentinos se movilizan, demostrando que no van a permitir los abusos y atropellos”.

En tanto, frente a la residencia presidencial de Olivos se registraron corridas entre manifestantes cuando detectaron la presencia de personas con remeras con inscripción de sindicatos, por lo que fueron separados por efectivos policiales sobre la calle Maipú.

Share